Resultats de la cerca per a: zugspitze

#rutaBayern: Zugspitze. Dos formes de fer cim sense suar

Si l’altre dia publicava un post sobre com pujar caminant al pic més alt d’Alemanya, aquest és simplement l’altra cara de la moneda. O una entrada dedicada a explicar com fer el mateix cim sense despentinar-se. Per facilitats no és: com recordava ara fa uns dies el Zugspitze, Pic del tren, és una muntanya humanitzada des de fa temps, amb una plataforma a dalt de tot que inclou allotjament, botigues i biergarten.

Plataforma a dalt del Zugspitze

Plataforma a dalt del Zugspitze

Per començar, mentre allò de fer-hi senderisme al Zugspitze és només alternativa per a la temporada d’estiu, la possibilitat de pujar en tren o telecabina roman oberta tot l’any. De fet, a l’hivern la zona glacial es converteix en una estació d’esquí, amb 22 quilòmetres de pistes esquiables de nivell intermedi situades en una cota 2.000 a 2.700.

Així doncs, estes són les possibilitats que hi ha per a arribar a dalt del tot:

Amb el zahnradbahn o tren de cremallera

Una imatge històrica del tren cremallera, amb el pic al fons. /M J Richardson CC

Una imatge històrica del tren cremallera, amb el pic al fons. /M J Richardson CC

Segurament la manera més romàntica de pujar al Pic del tren siga precisament fer servir el tren cremallera, operatiu des de l’estiu de 1930 i que supera un desnivell de vora 2.000 metres fins arribar al Zugspitzplatt. Comença a 700 metres sobre el nivell del mar a la ciutat de Garmisch-Partenkirchen, a l’estació pròpia propera a la de Deutsche Bahn, i acaba a una altitud de 2.600 metres. És un viatge molt bonic amb diverses parades a l’estació d’esquí de Garmisch, Grainau o l’Eibsee, abans d’entrar en el túnel que ens condueix a la part alta, Això sí, es necessita una mica de paciència, ja que es tracta d’un tren cremallera que necessita el seu temps. En concret, 73 minuts per a pujar i 80 per a baixar.

Cal tenir en compte que el tren no arriba al cim, són que va ser construït per a comunicar la base amb l’antic hotel de la zona glacial, el Schneefernerhaus hui convertit en estació meteorològica. Una vegada a esta part toca agafar un telecabina inclòs en el preu, el Gletscherbahn (que tarda quatre minuts en completar el trajecte restant).

Pel que fa als preus, no es poden considerar econòmics. En estiu, el viatge d’anada i tornada costa 50 € per persona i 35 € per a joves de 16 a 18 anys o 29 € per a nens des de 6 anys i adolescents. Es pot aconseguir un descompte de cinc euros per cap si s’ha viatjat fins a Garmisch-Partenkirchen amb la Deutsche Bahn (ferrocarril).

En hivern, els preus són molt millors entre gener i abril, una vegada es posa en marxa l’oferta del Garmischer Ski-Express. Per a 2013 (temporada passada), aquest combinat entre la Deutsche Bahn i les estacions d’esquí de Zugspitze i Garmisch Classic permetia usar els remuntadors de les estacions, tren cremallera inclòs, per 48 €. El millor, que el trajecte en tren des de Munic està inclòs en aquest preu.

Més informació: web alemanya del Zugspitze, on hi ha apartat de preus i els horaris dels remuntadors (tots)

Amb telecabina des de l’Eibsee
Una alternativa més ràpida per a pujar al cim de Zugspitze és la de fer-ho amb el funicular Eibsee-Seilbahn, ubicat a la vora de llac Eib al poble de Grainau. Vàlida només per a viatgers que es mouen en vehicle privat, que han de saber també que estacionar a la vora de llac és de pagament. El trajecte dura deu minuts i costa 50 € per persona en estiu i 41,5 € en hivern, preus dels forfets de dia.

Més informació: web alemanya del Zugspitze, on hi ha apartat de preus i els horaris dels remuntadors (tots)

Amb el telecabina des d’Ehrwald
El Zugspitze delimita la frontera entre Baviera i el Tirol, pel que també trobem un funicular des de la cara austríaca. El Tiroler Zugspitzbahn està ubicat a uns pocs quilòmetres del poble de Ehrwald i comparteix el domini esquiable amb Alemanya, en la zona glacial.

Només accessible per a viatgers que usen cotxe, és més econòmic que el telecabina alemany, almenys per a l’estiu. No cal pagar per l’estacionament a la base i el preu del remuntador costa 37,5 € per persona anada i tornada, tot l’any. Si es vol esquiar a l’hivern, el preu és idèntic que accedint des d’Alemanya: 41,5 € per persona al dia.

Més informació: web austríaca del Zugspitze, on hi ha tota la informació de preus i horaris

Encara més:

#rutaBayern: Zugspitze. Dos sendas asequibles para tocar el techo alemán

Més posts de viatges sobre Baviera a:

rutaBayern

#rutaBayern: Zugspitze. Dos sendas asequibles para tocar el techo alemán

Vista desde la cima del Zugspitze

Vista desde la cima del Zugspitze

Hacía mucho tiempo que (Mariola y yo) teníamos en mente realizar esta excursión y por fin, la semana pasada, se nos puso todo de cara para poder llevarla a cabo. Encontramos un día libre compartido y una previsión de tiempo magnífica, justo antes de que llegue la nieve, así es que nos decidimos a afrontar la ascensión al Zugspitze, el pico más alto de Alemania, el cual, a pesar de su excesiva humanización, nos regaló un día fantástico y unas vistas todavía mejores.

Justo en la frontera entre Alemania y Austria, este pico alpino de 2.962 metros fue coronado por primera vez en 1.820 y desde 1931 cuenta con un ferrocarril que asciende hasta la cota 2.600 (en el denominado Zugspitzplatt, zona glaciar), existiendo ya entonces un teleférico para llegar a la cima y hasta un hotel en la hoy estación meteorológica de Schneefernerhaus. De hecho, Zugspitze se podría traducir en español como Pico del tren, lo que nos da buena cuenta del grado de civilización que uno puede encontrar en la cima.

Sobre eso mismo, no hace mucho un compañero comparaba lo que uno ve al llegar a la plataforma superior con un pequeño centro comercial, con sus tiendas de souvenirs y cervecerías. Es lógico, si tenemos en cuenta que, además de una estación de esquí, el Zugspitze regala fantásticas vistas en verano al alcance de cualquier turista, puesto que se puede llegar arriba sin esfuerzo físico en el tren cremallera (más telecabina final) o bien en uno de los dos teleféricos que parten, respectivamente, desde la cara del Tirol o desde la bávara.

Pero eso es solamente la cima, ya que la ascensión hasta la punta, en caso de hacerla caminando, es otra historia completamente diferente. Esa es precisamente nuestra historia, la de una apacible subida al pico más alto de Alemania desde su cara austriaca, atravesando dos veces la frontera, debutando con alguna vía ferrata –sencilla–, peleando con pedregales empinadísimos… disfrutando siempre de paisajes fabulosos y cambiantes a medida que afrontábamos el desnivel. Desde los prados y los bosques de la base a la roca y el glaciar de la parte alta, cortando el macizo a través de diferentes valles.

Desde Ehrwalder Alm

Desde Ehrwalder Alm

Vista de la zona de Ehrwalder Alm desde Gatterl

Vista de la zona de Ehrwalder Alm desde Gatterl

zugspitze_schneefernerhaus_pedregal2

A la altura de la Schneefernerhaus

En este post, y tras mucho estudiar las opciones de completar el Zugspitze caminando, contemplo las dos opciones más asequibles de hacer el recorrido (en el mapa del Deutscher Alpinverein, la A y la B) . Podríamos decir que son dos excursiones de nivel intermedio, sencillo si descartamos el tramo final para realizarlo en el teleférico disponible. Aunque se precisa estar en forma y son para la temporada de verano, ninguna de las dos exige experiencia en escalada o material específico –arnés, casco, piolet…–. Sí que hay un par de sendas más técnicas para la misma ascensión, no detalladas aquí (marcadas en el mapa). Si acaso esas quedan para más adelante.

Mapa de las cinco rutas posibles para ascender Zugspitze. Nosotros subimos por Austria por la B, si bien detallo también la opción A. /Deutscher AlpinvereinChristian Rolle

Mapa de las cinco rutas posibles para ascender Zugspitze. Nosotros subimos por Austria por la B, si bien detallo también la opción A. /Deutscher AlpinvereinChristian Rolle

Por cierto, como es de suponer, nosotros solamente completamos una de las dos rutas explicadas, la otra la habíamos hecho parcialmente con anterioridad si bien la información relatada en el post ha sido facilitada por los compañeros Ernesto Segarra, Óscar Navarro y Javi Puigdefabregas, que sí la realizaron y fotografiaron en septiembre. En ambos casos y si se quiere hacer todo en un solo día, recomendaría bajar en teleférico o ferrocarril.

Ruta 1 (A). Por el valle de Reintal
Esta, la denominada ruta de Reintal, es la excursión más célebre y la completada por Ernesto, Oski y Javi recientemente. También es la más larga, con un total de 21 kilómetros y un desnivel acumulado de 2.300 metros. Partiendo del Estadio de Esquí de Garmisch-Partenkirchen (a 730 metros), hay que adentrarse en el valle de Reintal a través de una preciosa garganta, la denominada Partnachklamm. Hay que pagar entrada (3,5 € para adultos) para atravesar este desfiladero de unos 700 metros de largo. En caso de llegar antes de las ocho de la mañana, o de las nueve en temporada baja, todavía está cerrado, si bien es posible acceder con buen tiempo (bajo propia responsabilidad; no se paga entrada).

Partnachklamm

Partnachklamm

Al salir del Partnachklamm hay que desviarse hacia el oeste, entrando de pleno en el valle y siguiendo siempre el curso del río Partnach. El camino del Zugspitze aparece indicado, así como los tiempos necesarios para llegar al siguiente albergue, el Reintalagerhütte. Este tramo supone unas tres cuartas partes del recorrido, con pendientes moderadas y envueltos en un paisaje boscoso en el que abundan las caídas de agua.

Llegados al albergue, a 1.369 metros de altitud, es posible descansar en la terraza en la que se dispone de una zona de tumbonas y mesas. Tras reponer fuerzas, un nuevo panel nos avisa de un tramo de mayor dificultad en el que, en unas dos horas y media, se asciende hasta la cota 2.000. Concretamente a 2.051 metros de altitud sobre el nivel del mar aparece el Knorhütte, segundo albergue en el que es posible pernoctar. En este lugar, además, confluyen el camino por el valle de Reintal con el que llega desde Austria por el paso a través del Gatterl. Hasta el final, ambos senderos se convierten en uno solo, por lo que la referencia a esta parte la dejo para la segunda ruta, recorrida por Mariola y yo en nuestra excursión del otro día.

Nota para el viajero
*Finalmente sobre este camino, comentar que Ernesto, Oski y Javi aparcaron el vehículo con el que desplazaban en el parking del Estadio Olímpico de Garmisch-Partenkirchen. Empezaron a andar a las 7 de la mañana, tras desayunar en el lugar y habiendo salido de Múnich a las 5:30 horas. Necesitaron unas siete horas y media para subir, caminando a buen ritmo, puesto que el tiempo estimado por el club alpino es de unas diez horas para ese mismo recorrido.

Como en nuestro caso, regresaron en transporte público, si bien ellos tomaron el alemán. En primer lugar, descendieron a Zugspitzplatt y allí cogieron el tren cremallera hasta Garmisch-Partenkirchen. El precio del trayecto simple es de 29 euros por persona, y en su caso comentan que el trayecto se hizo algo pesado ya que este ferrocarril invierte casi 90 minutos desde la montaña hasta la estación de ferrocarril del pueblo. Una vez en la estación de Garmisch-Partenkirchen, hay otros dos kilómetros caminando hasta el parking del Olympia-Stadion, si bien hay transporte público.

Ruta 2 (B). Partiendo de Austria (Ehrwalder Alm) y atravesando el Gatterl
En nuestro caso, escogimos la ruta austriaca por ser ligeramente más corta, ya que la ascensión se completa en catorce kilómetros previstos en unas siete horas –tres menos que la ruta de Reintal–. Asimismo, es posible tomar un teleférico antes de empezar en la localidad de Ehrwald, a una cota 1.000, para ascender directamente a 1.500 metros en el Ehrwalder Alm. Es lo que decidimos hacer, ya que dudábamos de la climatología en octubre y estábamos mucho más interesados en salvar la parte alta que la base de la montaña, por la que ya habíamos caminado con anterioridad. En total tardamos cinco horas y media desde la base hasta arriba.

Nuestra ruta comenzaba así hacia las nueve de la mañana en el Ehrwalder Alm, si bien salimos de Múnich a las 6:30 horas y llegamos a Garmisch-Partenkirchen una hora más tarde. El tiempo que falta hasta el inicio lo invertimos en hacer más cómodo el regreso, luego me explico.

El primer tramo transcurre por la estación de esquí de Ehrwald entre pistas, riachuelos y arboledas. Los primeros kilómetros se andan rápido por el desnivel relativo y la amplitud de los caminos. Hay cierto tráfico hasta alcanzar la cota 2.000, a la que acuden numerosos senderistas locales en días festivos. Muchos de ellos regresan una vez alcanzado el Feldernjöchl (2.041), desde donde se obtienen unas bonitas vistas de los diferentes valles de esta zona del Tirol.

Para seguir en dirección al Zugspitze hay que mantenerse en el camino indicado e iniciar un ligero descenso hasta el paso del Gatterl. Este antiguo paso fronterizo entre Austria y Alemania mantiene las placas de ambos países, aunque nadie se encarga de su vigilancia. Una pequeña valla abierta hace las veces de frontera.

zugspitze_gatterl_frontera

Paso fronterizo en el Gatterl

Las vistas de camino al Gatterl son espléndidas, como también el tramo final que nos lleva al paso a través de una zona rocosa en la que hay que trepar un pelín, sin dificultades serias y ayudados por una serie de cables.

zugspitze_gatterl_senda

Vista de la parte austriaca desde el paso de Gatterl

Una vez en Alemania, vemos precisamente el valle de Reintal a nuestra derecha y la cumbre del Zugspitze, por primera vez, a la izquierda. También la zona glaciar con el Schneefernerkopf (2.874 m)en el que incluso a final de verano permanece algo de nieve.

zugspitze_gatterl_vista

Primera vista de la cima al entrar en Alemania de nuevo

Afrontamos una bajada sencilla y nuestra meta parece estar mucho más próxima de lo que en realidad está, pues tan solo hemos caminado unos 90 minutos y en realidad nos queda el mayor desnivel y los tramos más complicados.

A 2.051 metros de altitud, tras subir y bajar durante otros 40 minutos, alcanzamos el Knorrhütte. En este albergue soleado en el que es posible tanto comer como pernoctar en verano, se juntan nuestra ruta y la que viene por Reintal.

A partir de aquí, las cosas se van complicando lentamente. Para empezar desaparece la vegetación para ir dando paso a las pedrizas y la nieve. No lo parece pero las pendientes se agudizan y se precisa una buena forma para llegar al Zugspitzplatt con ganas de subir el trecho definitivo sin la ayuda del teleférico disponible. Los senderistas empiezan a ser habituales o, por lo menos, más que en el solitario tramo del Gatterl.

zugspitze_platt_camino

Ascenso a la zona del Zugspitzplatt

No sin dudarlo, Mariola y yo decidimos, tras un descanso para tomar aire, afrontar esta parte por nuestros propios medios. No muy lejos de la estación meteorológica se distingue la senda –también por la ayuda que supone ver a otros montañeros por delante– empinadísima. En la primera parte presenta muchas incomodidades pero más bien poca dificultad, al tratarse de un andrajoso pedregal que, eso sí, una vez arriba nos vuelve a dejar sin aliento.

Terminada la parte del pedregal la cosa se complica un poco y aparece la vía ferrata que nos ayuda a caminar entre las rocas en dirección a la cumbre. Queda muy poco para el final y, pese a algunas partes más complicadas, la ayuda que suponen los cables de acero es más que suficiente para proseguir aunque no se disponga de arnés –de hecho, no se requiere en ningún momento en los mapas y prospectos informativos del club alpino–.

Eso sí, se requiere paciencia y algo de atención y concentración, pese al cansancio. Se necesitan unos 30 a 45 minutos para superar esta parte final, en la que nos movemos entre rocas por la cresta, disfrutando ya de un paisaje espectacular de valles y picos alpinos, en la cara tirolesa, de valles, bosques y lagos, en la cara bávara.

zugspitze_cresta

Parte final de la vía ferrata que conduce a la plataforma de la cima del Zugspitze

De repente, cuando las fuerzas empiezan a faltar, nos vemos por fin arriba del todo, encontrando a cientos de personas, la mayoría frescos como una rosa, que aguardan bebiendo una cerveza en el techo de Alemania.

zugspitze_cima_biergarten

‘Biergarten’ en la cima

En nuestro caso y cumplida la misión, decidimos salir de allí rápidamente, para comer mucho más relajados en la base de la montaña. Antes, nos detuvimos solamente unos minutos para recrearnos y fotografiarnos por última vez ante todas aquellas montañas desnudas, que parecían esperar impacientes el regreso del frío bajo un cielo azul que nos regaló la inmensidad.

zugspitze_cima_vistas

Los Alpes, desde arriba

zugspitze_gipfel

Otra vista de los Alpes, en este caso septentrionales. A la izquierda, la cruz que marca nuestra cumbre

Nota para el viajero
*Aunque muchos se acercaban desprotegidos –incluso en vaqueros y zapatos– a tocar la cruz dorada que identifica la cima de 2.962 metros en el Zugspitze, nosotros desistimos de cruzar estos dos o tres metros de cresta hasta el lugar al no llevar arnés. En este punto es en el único que se exige el uso de equipamiento de escalada, si bien es cierto que no existe control. No vimos la necesidad de saltarnos la norma por un detalle menor.

Sobre la bajada, la hicimos en el teleférico austriaco. Tras analizar bien la excursión, por la mañana habíamos aparcado el coche en la base de este teleférico, el Tiroler Zugspitzbahn de Ehrwald. Luego tomamos el autobús de línea allí mismo para llegar hasta el pueblo y en concreto a la base del pequeño remonte que tomamos antes de iniciar la excursión. Ambos remontes, que marcan inicio y final de la excursión, distan unos cinco kilómetros. Por esa razón y sabiendo que acabaríamos muy cansados, aparcamos el coche en el lugar donde finalizó nuestra excursión y nos fuimos en autobús al otro extremo. Todos los transportes del día, autobús, remonte inicial a Ehrwalder Alm y Tiroler Zugspitzbahn del final nos costaron 32 € por persona, usando el Wander-Ticket Gatterl. En resumen, tardamos diez minutos en llegar de la cima al parking.

Más información disponible en alemán en este folleto del Deutscher Alpenverein: Sicher auf die Zugspitze (pdf)

Web de la cara bávara, con información de rutas, remontes, etc: www.zugspitze.de

Web de la cara austriaca: www.zugspitze.at

Más posts de viajes sobre Baviera en:

rutaBayern

Un abrazo desde el Zugspitze

Patri y Hugo (29/01/2012):

os escribo esta breve postal desde el cielo de Alemania, es decir, desde el Zugspitze. 2.962 metros para la montaña más alta  del país, en la cara norte de los Alpes, que curiosamente son algunos menos que los de los picos más elevados de Sierra Nevada o los Pirineos.

El día es frío, normal, el cielo está cubierto y nieva ligeramente. Intuyo que estaremos próximos a los 10 grados negativos, si bien la nieve está fantástica y se disfruta mucho con el esquí, sin apenas hielo ni ventisca. Las pistas, una gozada, la mayoría de ellas entre bosques al estar situadas a altitudes relativamente bajas. Eso sí, ya nos habían avisado, pero como uno de los centros de recreo de Alemania que es, la estación está relativamente saturada de visitantes, especialmente  porqué es sábado y se celebra una prueba del Campeonato del Mundo de Esquí, en Garmisch. En fin, eso es todo por ahora. La tía Mariola y yo os mandamos muchos besos y muchos ánimos. Esperamos veros pronto, quizá esquiando, aquí o allí.

Sed buenos!

Sobre l’accés a Garmisch-Zugspitze:

A menys de 100 quilòmetres de distància de Munic, Garmisch-Zugspitze és un lloc especialment concorregut tant en estiu com en hivern. En temporada d’esquí, hi ha dos dominis esquiables diferents, el de Garmisch Classic (a menor altura, amb més quilòmetres de pistes) i el de Zugspitze (al glaciar). Per accedir des de la ciutat, nosaltres vàrem optar per un tiquet combinat de tren més forfait, tot per menys de 40 euros. El ferrocarril arriba a les portes de les mateixes estacions d’esquí, amb preus en tots els casos per davall de 50 euros per un dia (inclós el forfait i el transport des de Munic i tornada). La pàgina oficial del ferrocarrils alemanys informa de les ofertes disponibles (Garmischer Ski-Ticket).

Ganes de primavera

zugspitze_2017

Pera ara, aquesta imatge del Zugspitze és més un anhel que una realitat. Els dies són encara massa curts, les opcions de neu han desaparegut gairebé del tot, però el vent continua essent fred i la major part dels dies els guants i la bufanda són necessaris. Tenim ganes, però, de sol, de llum, de flors, de mànegues curtes, de bicicleta, de cervesa al jardí… mira que et dic, d’espàrrecs blancs dels més grossos, de cirera, de tour, de riure. Tenim ganes de primavera, sí.

#rutaBayern: després dels dies grisos

En més de deu dies no havíem vist la llum del sol. Aigua, vent, fred, neu. Maig? Sí, maig. Primavera, en principi. I en final. Quan estes coses passen, a Baviera, i passen, el resultat és que la moral, ni que un siga de l’Alcoyano, acaba pel terra. I és quan un pensa en enviar-ho tot a pastar fang, quan arrossega els morros arran de terra i la mala llet es fa palesa en la cara, que, de la forma més increïble per inesperada, surt el sol com si no hi hagués demà. Adéu núvols, i ràpid, ni que siga per un parell de dies; hola ulleres de sol, mànigues curtes, somriures col·lectius. I gaudeix de nou del cel blau d’aquesta terra, que és com el de totes les altres però, no sabria dir per què, fa un gust diferent. Quin regust de bo. I si a la ciutat és increïble el panorama, res com coincidir amb Llorenç, en dies com aquestos, a dalt de tot, allà on la neu fresca de la primavera ho enlluerna tot mentre es desfà i no, a presses i correres. És aleshores quan recorde perquè aquesta terra em resulta tan meravellosa, malgrat tot.

El Tirol, quina barbaritat

El Tirol, quina barbaritat

No em canse del Zugspitze

No em canse del Zugspitze

Més posts de viatges sobre Baviera a:

rutaBayern

#rutaBayern: Seebensee

En el año del pésimo agosto, el otoño ha arrancado en Baviera mucho más benévolo de lo esperado. Hasta el punto que nos hemos vuelto a acostumbrar al sol y salir a la montaña sin impermeable. Y si hace justamente un año celebramos el día de la Unidad de Alemania subiendo el Zugspitze (2.962 m), esta vez hemos regresado a la montaña más alta a este lado de la frontera –qué absurdo esto de las etiquetas–, aunque no para encaramarnos a la cima sino para disfrutarla desde enfrente.

Desde la cara austriaca del Zugspitze, son decenas las alternativas para hacer senderismo con salida en Ehrwald. Sin un objetivo totalmente claro, nosotros nos decidimos finalmente por caminar en dirección el Tajakopf (2.450 m), con la idea de alcanzar como mínimo el Seebensee o bien subir algo más hasta la Coburger Hütte (1.917 m).

Rutas de senderismo y en bici desde la Ehrwalder Alm. Esta vez elegimos el Seebensee, aunque nuestra ruta fue desde el mismo pueblo sin usar remonte. /EHRWALDER BAHN

Rutas de senderismo y en bici desde la Ehrwalder Alm. Esta vez elegimos el Seebensee, aunque nuestra ruta fue desde el mismo pueblo sin usar remonte. /EHRWALDER BAHN

Si bien la ruta es bastante sencilla, el hecho de subir caminando desde Ehrwald mismo –se puede usar el Ehrwalder Bahn para salvar los 400 metros de desnivel iniciales– nos empujó finalmente a plantarnos en el lago Seeben.

Lago Seeben, en Ehrwald

Lago Seeben, en Ehrwald

Sabia decisión, pues en total recorrimos más de 16 kilómetros con un desnivel acumulado de 1.300 metros, entre subida y bajada, más que suficiente para un día de paseo tranquilo y en grupo, cuyo objetivo era realizar una excursión de dificultad baja.

De hecho, es cierto que no presenta problemas técnicos –se puede subir hasta en bici de montaña–, pero completar esta excursión sin el uso del teleférico reclama esfuerzo físico considerable. En total, cubrimos el itinerario, ida y vuelta, en algo menos de seis horas, parada para comer a los pies del lago incluida. Fueron unas 3 horas para subir, tranquilamente, por unos 90 minutos de pausa y otros 90 bajando.

El lago se encuentra a unos 1.650 metros de altitud

El lago se encuentra a unos 1.650 metros de altitud

La cabaña Coburger, donde existe la opción de comer, se nos quedó unos metros más arriba, aunque algo más abajo pasamos por una segunda justo antes de alcanzar el Seebensee, en la cual también es posible el avituallamiento.

Respecto al paisaje, influye mucho el clima, pero el hecho de encontrar condiciones climáticas óptimas dio como resultado paisajes excelentes, tanto en el lago como durante toda la subida, con la cara tirolesa del Zugspitze como telón de fondo.

seebensee_zugspitze

El Zugspitze, de subida

El Zugspitze, visto a la bajada

El Zugspitze, visto a la bajada

Ehrwald

Ehrwald

*Nota para el viajero
La misma web del Ehrwalder Almbahn indica las alternativas de excursiones existentes. Si se anda en busca de algo sencillo y corto, entonces hay que usar el remonte, que cuesta unos 15 euros. La web austriaca Bergfex también detalla numerosas rutas en esta zona del Tirol.

Más posts de viajes sobre Baviera en:

rutaBayern

#rutaBayern: Jochberg

Acaba l’estiu i, mentre ve la neu i no, abelleix acostar-se de nou a la muntanya. Baixos de forma física com estem, la temporada l’hem encetada el passat cap de setmana amb una excursió més bé senzilla però ben agradable.

Per a excursions fàcils, les que ofereix el territori prealpí de Tölzer Land, allà on comencen les primeres muntanyes de l’Alta Baviera. En concret, la primera eixida fou la pujada al Jochberg (1.565 m), una excursió que es pot fer en format circular amb 9,3 quilòmetres de camí en total i un desnivell de pujada de poc menys de 800 metres.

El Walchensee des del cim del Jochberg, amb els Alps de rerefons

El Walchensee des del cim del Jochberg, amb els Alps de rerefons

La ruta. /ALMENRAUSCH.AT

La ruta. /ALMENRAUSCH.AT

Els camins estan ben indicats, nets, si de cas transitats (en cap de setmana, amb bon temps), i són fàcils de recórrer per hom. En total, la ruta es pot fer en dues hores, encara que amb una parada per dinar, o si el ritme és baix, es pot allargar un altre parell d’hores.

La passejada en cercle comença a qualsevol dels aparcaments que trobem a la carretera B11 entre Kochel i Walchensee, indicada als navegadors GPS com (Kesselbergstrasse). Si els aparcaments estan plens no hi ha cap problema d’aparcar a la vora del llac Walchen, ja a Urfeld.

Des de la B11, els senyals que indiquen l’inici de la ruta del Jochberg són abundants, només cal seguir-los fins abandonar la carretera. Pujant, s’ha de creuar la mateixa i entrar al bosc a mà dreta. Aleshores comença l’ascensió que dura uns 90 minuts sense presses, una mica menys a bon ritme.

En passar la cota 1.300 acaba el bosc i apareix una zona de pradera. Està perfectament senyalitzat (i es veu ben clar), però seguint a l’esquerra s’assoleix el cim i girant a mà dreta, de baixada, s’arriba al Jochbergalm. Ací es pot comprar una cervesa o fins i tot alguna cosa per menjar. Sembla un biergarten, però no permeten fer pícnic a les seues pròpies taules.

Jochbergalm

Jochbergalm

Al cim les vistes al sud són espectaculars, amb els Alps bavaresos i el Tirol de fons. Sense núvols baixos, és senzill admirar els principals pics de la zona: Zugspitze, Alpspitze, Dreitorspitze, Karwendel, etcètera. També el llac Walchen i els boscos que l’envolten. Encarats a la cara nord: la planícia i el llac Kochel en primer terme, mentre que si girem la vista a l’oest ens acompanya l’Herzogstand de ben a prop.

jochberg_paracaidas

Un bon lloc per saltar

Baixada
Des de la mateixa cabanya comença la baixada en direcció al Walchensee. No està tan ben indicada com la pujada i el camí combina instants pel bosc amb altres que transcorren per un camí forestal més ample. En qualsevol cas, res de ciment.

jochberg_walchensee

Walchensee

Al final de la baixada, uns tres quilòmetres després, arribem al mateix llac, preciós. El darrer tram de la passejada es fa per un camí a la vora de l’aigua, fins que arribem a Urfeld i enfilem l’estacionament.

Nota per al viatger
Hi ha descripcions detallades de la ruta a diferents webs, en alemany. És el cas d’aquestes resenyes a Bertour Online i Almenrausch.at.

Més posts de viatges sobre Baviera a:

rutaBayern

Decálogo del buen muniqués

A medio camino entre el homenaje y la vil réplica, este post no aportará nada nuevo a aquellos expatriados interesados en convertirse en auténticos alemanes. A ellos les recomiendo la lectura de dos escritos anteriores, los míticos Diez cosas que debes saber sobre Alemania, de Rosalía Sánchez, y How to be a german in 20 steps, extracto de un libro para hipsters del mismo nombre. A lo que viene este breve decálogo es a aconsejarte si lo que de verdad pretendes es parecer un muniqués. Entonces, pasa y lee. Para ti, que quieres ser münchner:

1. No des los buenos días, Servus. No importa el significado de la palabra o si es una expresión más vieja que Matusalén, ni tampoco que en cualquier otro lugar del planeta estaría considerado un saludo hortera, lo que de verdad cuenta es que en Múnich es lo más de lo más, coooool, y o te subes al carro o te vas a quedar descolgado. Si te cruzas con un señor y su bastón haciendo senderismo por los Alpes, dí Servus; si has venido de Erasmus, dí Servus a tus colegas de melopea los jueves por la noche; si te da por jugar pachangas en el Englischer Garten, despídete con un Servus como la copa de un pino. De lo contrario, nunca serás nadie. En caso de querer aparentar ser un ama de casa, una verdulera o una cajera de supermercado, puedes saludar con un Gruss Gott, que también queda muy creíble –o todo lo contrario, en función del tono de voz–.

2. Olvida el pescado y el marisco. Las gambas, el atún, la merluza, el bacalao y no digamos los percebes o la langosta, ni siquiera unos miserables calamares, mejillones, almejas o berberechos. Estos productos no existen, en realidad son fruto de tu imaginación, el retrato vivo de un tiempo pasado mejor que nunca existió. Como mucho, en Múnich te puedes conformar con pagar quince euros en el súper por una dorada de tanto en tanto o cinco por un paquete de salmón congelado de acuicultura. A los gourmets les queda la opción de comer en la cervecería trucha, carpa o sucedáneos. O bien degustar fritanga en el Nordsee. Por el contrario, lo tuyo han de ser las especialidades cárnicas a base de cerdo, el pan, las patatas y…

3. …la cerveza! El vino es una bebida menor, que se toma a sorbos en copichuelas, una especie de mal necesario muy de vez en cuando más por esnobismo que por convicción. Un muniqués de verdad bebe cerveza. Qué digo, bebe helles o weiss. Se mire por donde se mire, con la cerveza todo son ventajas: es buenísima, sanísima, baratísima, divertidísima… pregúntale a un bávaro, sino. Ya sabes, si persigues integrarte en la manada has de ser buen bebedor de Augustiner, incluso por la calle.

4. Cómprate un traje tradicional, sea cual sea tu condición humana. Un dirndl o un lederhose no pueden faltar en el armario de un muniqués/-a a estas alturas del siglo XXI. Al respecto, si quieres un consejo no seré yo quien te lo niegue: es una inversión imprescindible pero mejor no la exhibas en tu muro de facebook a riesgo de convertirte en la comidilla de tus amigos, los que se quedaron al otro lado de los Pirineos.

5. Hazte fan del FCB, que no es el Barça. Sobre esto, es bueno saber que precisamente el FC Bayern te brindará en reiteradas ocasiones la oportunidad de demostrar en público que eres un auténtico muniqués: si aprovechas los partidos para juntarte con otra gente y beber cerveza, y además lo haces comiendo cerdo vestido con un lederhose y una camiseta de Schweinsteiger, entonces estarás realmente cerca de la meta.

6. Monta en bici. ¿Quién dijo que las bicicletas son para el verano? Llueva, nieve, tengas agujetas, bicicleta de carreras o la rueda floja, ve a trabajar en bici. No olvides que la Polizei te acecha, esto es Múnich!, por lo que harás bien de llevar una luz, que funcione, para la noche y seguir, a rajatabla, las normas de circulación. Aquí alguno dirá que no pasa nada por saltarse algún semáforo en rojo. Quien avisa no es traidor.

Por cierto, un buen muniqués monta en bici pero al llegar a casa le aguarda en el garaje un fantástico automóvil de fabricación alemana. Cuanto más muniqués-muniqués, más llamativo se le supone el coche. Preferiblemente, de renting, leasing o similar y fabricado en las Bayerische Motoren Werke.

7. Báñate en el Isar y haz como si fuera una playa del Caribe. Acabo de darme cuenta de que estoy publicando esto en el mes de enero, así que mejor cambia el baño de refresco por un domingo esquiando en Garmisch-Partenkirchen.

8. Lo tuyo no son las manifestaciones ni las protestas. Si eres de tocar las narices, como mucho se te permite protestar por el precio de la vivienda, que se está poniendo por las nubes. Nada de porros ni altermundismo. O por lo menos que no se te note en público.

9. ¿Te sientes seguro? Al fin y al cabo los muniqueses son alemanes y ya se sabe que la cabra tira al monte. Estos dos últimos puntos dan fe de ello. Como a un buen alemán, a un buen muniqués no le falta seguro médico, de pensiones, de automóvil, de viaje, de asistencia en carretera… Mi preferido es el seguro de responsabilidad civil o Haftpflichtversicherung. ¿A qué es una palabra bonita? Con él, se supone que si descarrila un tranvía por tu culpa no tendrás que pagarle la rehabilitación a los 200 heridos, Gott sei Dank! Por mi parte aún disto mucho de ser un auténtico muniqués, sigo arrastrando esto en la columna de Tareas pendientes.

10. La guinda del pastel (y aquí me remito a cualquier decálogo sobre el buen germano). Solamente cuando estés realmente asentado en Múnich conseguirás este difícil objetivo. No importa si tus gafas son de pasta o no, si vistes con zapatos horrendos o si prefieres los pantalones cagados, en tu vestidor no puede faltar una chaqueta de la marca del lobo.  Ese día y no otro, cuando pases por caja y compres una auténtica Jack Wolfskin fabricada en el sudeste asiático, entonces podrás presumir de subir Alpes bávaros arriba como los ángeles… y tocar el cielo como un auténtico muniqués.

#rutaBayern: Pürschlinghaus

Si Garmisch-Partenkirchen ofereix desenes de rutes de senderisme, les valls veïnes a Ammergauer Alpen són igualment interessants en aquest sentit –i des del punt de vista patrimonial, doncs allà trobem escenaris com la Wieskirche, el claustre d’Ettal o el palau de Linderhof–.

Algunes d’aquestes rutes comencen des dels pobles d’Oberammergau i Unterammergau, amb el Klammspitze (1.924 m) com punt de referència. Una de les més senzilles és la denominada ascensió al Pürschling (1.564 m), que començant a Unterammergau suposa un desnivell acumulat d’uns sis cents metres a salvar en una distància aproximada de 5,5 quilòmetres per camins relativament amples, ben senyalitzats i nets durant pràcticament tot l’any –tot i la lògica presència de neu i glaç durant l’hivern–.

Els Alps amb la Pürschlinghaus en primer terme

Els Alps amb la Pürschlinghaus en primer terme

Segons la senyalització disponible i el mateix club alpí alemany (DAV), la pujada des d’Unterammergau comença –relativament suau– al Schleifmühle i necessita d’unes dues hores de caminata per a arribar a la denominada Pürschlinghaus, una cabanya amb un minúscul biergarten que per la seua ubicació recorda a la Schachenhaus. Al respecte, com curiositat, val a dir que on ara hi ha la Pürschlinghaus, construïda cap al 1970 i denominada oficialment August-Schuster-Haus, hi havia una altra edificació anterior que fou utilitzada en el seu dia pel rei bavarés Maximilà II -pare de Luis II, impulsor de la Schachenhaus–.

Diferents rutes per a pujar a Pürschling o el Klammspitze

Diferents rutes per a pujar a Pürschling o el Klammspitze. /WEB DAV

Una vegada a Pürschling, on és possible arribar en menys de 90 minuts si es puja a un ritme lleuger, les vistes de la vall de Linder són impresionants, com les de les valls alpines anteriors amb cims com el Zugspitze ben a la mà, en funció de l’oratge. Hi ha la possibilitat de seguir la marxa ascendent uns metres cap al Teuffelstättkopf (1.758 m) o fins i tot intentar assolir el Klammspitze (1.924), el que pot ser un problema per la distància que el separa de Pürschling. De fet, es recomana pujar aquest cim des del palau de Linderhof, just a l’altra banda de la vall que Unterammergau i Oberammergau.

En línies generals, aquesta ruta o qualsevol de les variants que ofereix –i els pics adjacents– poden proporcionar una fantàstica excursió de migdia o dia complet, envoltats de muntanyes, boscs alpins i rierols. La variant estándart està catalogada com intermèdia, pel que és recomanable per a tot tipus d’excursionistes, encara que n’hi ha alternatives una mica més complicades.

purschlinghaus_vall

Vista des de la Pürschlinghaus

purschlinghaus_pujada

Part final de la pujada, en hivern

Nota per al viatger
* Tant el web del club alpí com la pàgina de turisme d’Ammergauer Alpen proporcionen informació amb mapes per a completar l’excursió i les diferents variants de forma segura. Els camins, en qualsevol cas, estan perfectament senyalitzats.

Més posts de viatges sobre Baviera a:

rutaBayern

Königshaus am Schachen: refugio de Luis II a 2.000 metros de altitud

Dudo que algún día llegue a ser un echte Bayerisch –bávaro auténtico–, tampoco sé si es la idea, pero poco a poco voy aprehendiendo algunas cosas que me gustan de esta tierra que en estos momentos es la mía. Una de ellas es el entusiasmo de la gente con sus montañas y la naturaleza en general. Este domingo hemos tenido una ración gigantesca, de monte, tan grande como una ruta de 20 kilómetros en Garmisch-Partenkirchen en busca del refugio de montaña del rey Luis II en Schachen, a 1.866 metros de altitud. Llegando desde Múnich en el tren hemos empezado la caminata en el pueblo, a una cota 700 y empezando a subir a través del Partnachklamm, un desfiladero fantástico que se toma junto al viejo Estadio Olímpico de Esquí. Todavía frescos, la ruta ha ido tomando altura a través de senderos tan empinados como estrechos y pedregosos. Algo más de tres horas hemos necesitado, una menos de la prevista por la señalización, para llegar a la cima del Schachen pasadas las dos de la tarde, molidos. En cualquier caso, una vez allí diría que lo más curioso ha sido encontrar de repente a decenas de montañeros, desde niños de 10 años hasta señoras por encima de los 70. Y una cervecería y hasta un servicio de visitas guiadas para conocer al detalle el antiguo refugio real –una cabaña de madera construida entre 1869 y 1872–. Mariola, con su lucidez habitual, ha definido la escena: “Esto es increíble, te plantas en los Alpes a tocar de un glaciar y te sale un biergarten de la nada”. Lleva razón, y empiezo a pensar que aquí los caminos no conducen a Roma; en Baviera elijas el camino que elijas acabas en un biergarten. En fin, pese a la niebla que nos ha impedido disfrutar del Zugspitze –enfrente mismo de nosotros–, hemos tenido la oportunidad de ver una parte del valle con Partenkirchen a nuestros pies para retomar rápidamente, tras comer, el mismo camino por el que habíamos venido, con la intención de regresar a buena hora. Hablando de pies y de horas: ocho horas hemos invertido en total en la excursión, perfecta para senderistas tan sedientos de media montaña como neófitos; sobre los pies, ni los sentimos a estas horas ni creo que los recuperemos plenamente en unos cuantos días. Como siempre, la cámara nos ha acompañado:

Partnachklamm

Partnachklamm

Partnachklamm

Partnachklamm

La Königshaus am Schachen y el valle

La Königshaus am Schachen y el valle

La Königshaus am Schachen

La Königshaus am Schachen

Montañeros en Schachen

Montañeros en Schachen

Nuestro itinerario. /SCHACHENHAUS.DE

Nuestro itinerario. /SCHACHENHAUS.DE