De regreso a Bangkok. Última parada

Ahora sí que sí, encaramos la última etapa de este viaje: Bangkok, donde pasaremos los próximos cuatro días antes de volver el frío de Múnich. Llegamos ayer por la tarde y lo hicimos cambiando el plan inicial, pues el cansancio empieza a hacer cierta mella. Por esa misma razón decidimos dejarnos del trayecto combinado barco y autobús que hubiera supuesto más de doce o más horas de viaje, insoportables a estas alturas, y venir hasta aquí tomando un vuelo. De esa forma, salimos de Ko Tao a las diez de la mañana y llegamos a Bangkok pasadas las cuatro, en una tambaleante avioneta de hélices. Por cierto, era nuestro debut en un avión de este tipo, un servicio que ofrece la compañía Solar Air entre el aeródromo de Chumphon y la capital. Aunque era un vuelo casi privado, con dieciocho personas apretujadas en el compartimento, no nos salió demasiado caro: unos 75 euros por persona incluyendo ferry rápido entre Ko Tao y la península, así como transfer al aeropuerto. Pero no todo es dinero, a nosotros nos pareció un viaje placentero, estoy seguro que más de uno en la familia se hubiese resistido a viajar allí dentro. No hay para tanto. El caso es que ya estamos aquí, preparando un asalto final que esperamos sea la guinda del pastel.

20130219-081633.jpg

20130219-081805.jpg

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s