Category: República Txeca/ República Checa

Por qué me cuesta tanto conectar con Praga

A poco más de 300 kilómetros de una de las ciudades más bonitas de la vieja Europa, no hay semana en la que venga un turista en circuito y me diga: “Oye, ¿Y tú has estado en Praga?”. Entonces yo le digo que sí y me suelta, con total probabilidad, un discurso de varios minutos de duración sobre lo fantástica que es la capital de Bohemia. “Yo es que soy más de Budapest”, me da por responder. Entonces, por lo general, matamos la conversación.

El puente, el río y el castillo

El puente, el río y el castillo

Pero uno no es de piedra, así que de tanto escuchar la canción al final me fui al concierto. La semana pasada hicimos nuestra segunda escapada a Praga y a mi regreso, por mucho que me parezca una ciudad como la copa de un pino, sigo con problemas severos de conexión.

Así es que si alguno le apetece oír música celestial, lo mejor es que se mire este capítulo de Españoles por el mundo, que se lea este afinado artículo del bloguero Fran Soler ilustrado con apetitosas fotografías o que se pase por el blog de estos dos españoles afincados en la ciudad (si tenéis alguna otra sugerencia de texto en la red sobre Praga, por favor compartidla). El resto, que no se queje luego si me pongo en plan cebolleta.

¿Qué por qué no consigo acoplarme a Praga?

Antes que nada, pongamos las cosas en claro: que no conecte no significa que no sea capaz de apreciar que se trata de un auténtico tesoro, con su fantástico patrimonio histórico que va de la Edad Media al siglo XX arrastrando por el camino castillos, iglesias, palacios que igual son renacentistas, barrocos o incluso modernistas. Mucha tela. O con su magnífica ubicación y su castillo despampanante a lo alto. Y sus tranvías, ay de sus tranvías. Me quedo con los viejos y ruidosos; los nuevos le restan empaque. Y sus cafés y restaurantes: con estilo, buen llantar y, por qué no reconocerlo, con sus precios que desatan la sonrisa maliciosa de cualquier visitante llegado del oeste. Esto está cambiando, por cierto (que menuda nos clavaron el otro día en un despiste). Llamadme morboso, pero a mi me chifla además su cara menos guiri, allá por donde los barrios de ensanche, donde merece la pena pasear, perderse, comer…

Dicho esto, paso directamente a sincerarme: me cuesta y mucho, por ejemplo, plantarme delante del reloj astronómico y que me aborden trescientos paraguas, cada uno de un color, en busca de un trozo de pastel. Me hace sentir como una especie de euro con patas.

Y, sin embargo, no llueve

Y, sin embargo, no llueve

Peor, en cualquier caso, es cuando te pones en fila para salir de la zona en busca del puente de Carlos. Porque el siguiente destino seguramente sea ese. Falta un señor gritando, no abandonen la fila! No sé si estoy gafado, pero en las dos visitas a Praga (hay que reconocer, coincidentes picos de temporada alta) he tenido la sensación de participar en una carrera popular. La carrera de los calcetines blancos y las chanclas.

Y a ver quien es el guapo que entre tal marabunta de sandalias encuentra un restaurante. Sí, sí, un lugar para comer. Tengo ojos, ya sé que precisamente en el centro histórico y en el barrio del castillo seguramente haya más bares que casas. Ese es el problema, todos con sus cartas escritas en letras gigantescas y muchos de ellos incluso con fotografía de los platos. Yo buscaba otra cosa… Es verdad que saliendo del meollo a un barrio más tranquilo, incluso al antiguo barrio judío, y con la ayuda de, por ejemplo, Tripadvisor, se puede tener éxito.

Lo mismito de los bares sirve a la hora de buscar un café, una librería o una ferretería. En el centro histórico de Praga será misión imposible. A las iglesias y palacios solamente las acompañan restaurantes, tiendas de souvenirs, agencias de turismo o, con suerte, artistas callejeros.

Situaciones todas lógicas si tenemos en cuenta que Praga, una metrópolis relativamente pequeña, está entre las diez ciudades más turísticas de Europa con 4,4 millones de visitantes al año. Los datos no son míos, ni del paragüero (según éste, Praga era “la tercera ciudad más visitada del mundo”), lo dice Master Card en su último informe sobre las urbes más visitadas del planeta. Imagino que igualmente tendencioso pero a tener en cuenta.

Desahogado, confieso que en realidad lo mío con Praga es más bien una rabieta, un mucho ruido y pocas nueces. En el fondo sospecho que nos llevaríamos muy bien si pasásemos una temporada juntos, aunque sacar oro de allí en una escapada de fin de semana me resulte muy complicado. Igual a la tercera (para entonces intentaré probar con temporada baja) va la vencida.

Como apéndice, unas fotos que no aparecen en el catálogo de publicidad:

praga_reloj2

Estar plantado como un muñeco frente al reloj astronómico y que te canten el Hare Krishna. No tiene precio

praga_furgo

Ésta es la furgo que yo quiero

praga_muro_lennon

Praga también tiene su muro (el de John Lennon)

praga_villa_mueller

La Villa Müller: ar-qui-tec-tu-ra (con el sello de Adolf Loos)

praga_fred_ginger

Fred y Ginger. Más arquitectura (de Frank Gehry), menos secreta

*Nota para el viajero
Si os interesa la arquitectura no dejéis de visitar la Villa Müller ni el Dancing Building, aunque sea por fuera.

Anuncis

Pilsner Urquell: la pilsen de Pilsen

No ho puc evitar, cada vegada que passe per la República Txeca sent la necessitat de fer un alto en una fàbrica de cervesa. Fa uns mesos vàrem aprofitar l’estada al sur del país per acostar-nos a la Budweiser Budvar, ara la parada obligada ha estat a la ciutat de Pilsen.

I és que si un poble té nom de cervesa rarament ens trobarem davant d’una casualitat. Així que vàrem decidir fins i tot de contractar una visita guiada per a conèixer per dins la fàbrica de Pilsner Urquell, o la mare de totes les cerveses tipus pilsen.

pilsner_urquell_logo

Són les dues del migdia i arribem a la caòtica ciutat de Pilsen. És la segona vegada que hi passem i la segona volta que visitem la fàbrica de cervesa. Hui amb tour inclòs. Amb menys de 200.000 habitants, a priori pensàvem que no seria difícil de trobar la indústria que ha fet que aquesta localitat txeca siga famosa al mon sencer. Ens equivocàvem.

Trenta minuts després i farts de donar voltes amb el cotxe amunt i avall evitant ser arrossegats per tramvies d’un altre temps, decidim aturar el furgó a la vorera d’un carrer qualsevol i preguntar com dimonis s’arriba a la Pilsner Urquell.

A la primera no n’hi ha sort: una senyora de cabells cardats que no parla ni papa d’anglès; a la segona més del mateix; a la tercera, decidisc parar al costat d’una camioneta de descàrrega de begudes, com no, retolada amb el logo de la cervesera que busquem. És una loteria, el noi no parla anglès tampoc, però quan li assenyale amb el dit el logotip de la seua samarreta somriu i exclama: Pivovar! Entesos! Ens condueix amb el braç per sobre l’horitzó de Pilsen. Ens remet a una torre preciosa que es veu al fons i per fi recorde (la primera visita, al 2005): és l’anomenada torre de l’aigua, allà on han vingut barrejant la cervesa durant dècades. Com no havia caigut!

(Per cert, si no vàrem aconseguir trobar l’empresa abans és perquè no n’hi havia a tot Pilsen un sol rètol intel·ligible en un idioma que no fóra el xec.)

Arribem a la fàbrica per fi. Aparquem i comprem els tiquets per al primer tour en anglès. Tenim 30 minuts per dinar a la cantina de la cerveseria, on ens atenen exquisidament dos noies joves i ens serveixen en qüestió de segons les dues primeres cerveses pilsen que bevem en molt de temps. I la helles? He dit pilsen, no lager… què cabronet, al cap i a la fi són cosines germanes i, per si fera poc, els primers en usar els mètodes de fermentació a baixa temperatura foren els bavaresos, no els txecs.

L'arc d'entrada a la casa

L’arc d’entrada a la casa

pilsner_urquell_cerveses

Una Urquell i una Gambrinus, també de la casa

En fi, ben dinats ens posem mans a l’obra. Ens esperen 90 minuts de visita, meravellosa, en la que ens expliquen detalladament i interessada un grapat de coses. Com que sóc de flaixos, em quede de tot plegat amb unes poques idees principals:

1. Que l’orige de la Pilsner Urquell el trobem al 1838, quan un grup de productors de la ciutat de Pilsen decideixen unir-se per a elaborar una cervesa de millor qualitat. Corren temps dolents per a la cervesa de fermentació alta i per a les gerres de porcellana; és hora de llevat, de cervesa neta, transparent, és moment de fermentació a baixa temperatura, de magatzem (lager).

2. Que al 1842 arriben els primers resultats: la cervesa rossa i neta apareix en escena, de la mà d’un mestre cerveser bavarés de nom Josef Groll. Sí, bavarés, de Baviera. Bona mà i bona vista degué tindre aquell senyor, fins el punt que, amb el temps, la marca esdevé en el nom de la cosa. Així naix la cervesa pilsen, també coneguda com pils o pilsner.

3. Que si el segle XIX fou temps de canvi en els processos d’elaboració de la cervesa, amb la introducció de noves tecnologies, ara per ara i cada dia més corren temps difícils per a les empreses xicotetes en general. I Pilsner Urquell (o Plzensky Prazdroj), en el mercat globalitzat de les begudes, ho era. En passat, ja que des de 1999 forma part d’un dels grups de cerveseries més grans del món. El SAB Miller o South African Breweries – Miller. Se la va empassar, com a tantes altres.

4. Que malgrat tot, la visita paga la pena i molt. Interessant la planta d’embotellament, agradoses les explicacions de la guia, el conèixer el procediment de fabricació de la cervesa de primera mà… però el descomunal és poder baixar als fonaments de la cerveseria. La cambra del tresor: nou quilòmetres de galeries soterrades concebudes en el seu dia per a emmagatzemar la cervesa durant el procés de fermentació a baixa temperatura. Unes galeries sense ús ni sentit des de ja fa algun temps, amb això de les neveres i tal, però que són un regal per a la vista. Com un present és la cervesa que et donen a tastar al final del tot. Aquesta sí que es produeix encara als tonells de fusta vells. Sense filtrar ni res. Intensa, sabrosa, fresca, històrica, un tresor… i en un escenari que és història viva de la producció de malta.

pilsner_urquell_botelles

Cerveses a la planta

pilsner_urquell_tonells

Tonells de cervesa als magatzems soterrats

pilsner_urquell_sense_filtrar

Tast de cervesa artesana sense filtrar

De sobte, s’acaba la cervesa del tast i hom se’n adona que els 90 minuts de visita han volat. Ha merescut la pena, ni que siga per mantindre un temps en el record eixa cervesa emocionant que hom pot provar, eixida de les profunditats de l’oest de Bohèmia. Què dic eixa cervesa: la cervesa.

*Nota per al viatger
De tot el que he llegit sobre la Pilsner Urquell, aquest és sense dubte un dels escrits més encertats (en castellà): Pilsner Urquell, descubrimos los secretos de la rubia perfecta. Sus orígenes. El web corporatiu de l’empresa també incorpora informació d’interés en anglès.

Český Krumlov: el encanto de la pequeña Praga

Cuando pensamos en la República Checa, tendemos a hacerlo en su capital, la omnipresente Praga. Sin dejar de negar la magnificencia de esta ciudad – a pesar de los ríos de turistas que la inundan durante buena parte del año–, nuestra última escapada nos ha permitido descubrir que este pequeño país ofrece muchas más cosas para el viajero.

Entre otros, tuvimos la suerte de poder pasar un día en la pequeña y delicada Český Krumlov, una ciudad Patrimonio de la Humanidad desde 1992 por su precioso casco histórico.

Cesky Krumlov, desde las alturas

Cesky Krumlov, desde las alturas

Tan importante como el ecléctico patrimonio histórico –que va desde la Edad Media hasta el siglo XIX– y su buena conservación, diría que en el caso de Český Krumlov pesa su ubicación. A unos 500 metros sobre el nivel del mar, entre los bosques del sur de Bohemia y rodeada de pequeños promontorios, su casco histórico se articula entorno a los meandros del río Moldava, todavía joven junto a la selva bohemia o Šumava, en el idioma original. Un enclave especial admirable desde los numerosos miradores disponibles.

En nuestro caso, tras dejar el coche en unos de los aparcamientos de la zona perimetral a la ciudad antigua –es imposible escapar del pago por estacionamiento en esta ciudad que vive hoy del turismo–, nos adentramos en la misma a través de las arcadas del castillo.

Algo menos de hora y media necesitamos para callejear por absolutamente todas y cada una de sus callejuelas, convertidas a partes iguales en cafés, pensiones, tiendas de artesanía y de souvenirs. Quizá este sea mi único reproche a Český Krumlov, el haberse convertido como tantas otras en una localidad abocada al turismo en la cual es casi imposible reconocer la vida local más allá de las hordas de fotógrafos aficionados de origen diverso –muchos de ellos asiáticos y otros tantos alemanes/austriacos, dada la proximidad con sus países–. Reproche injusto, es verdad, pues esta recóndita población de 15.000 habitantes, apartada y casi perdida en un rincón de su menudo país, tendría en el siglo XXI un futuro bastante más negro si no fuera por la explotación de su historia y el patrimonio natural de sus inmediaciones. Pido perdón, por tanto, por no querer guiris a gogó a costa de una economía debilitada.

Una callejuela cualquiera

Una callejuela cualquiera

Turistas alemanes en el castillo

Turistas alemanes en el castillo

El caso es que además de callejuelas y pequeños monumentos con mucho encanto, Český Krumlov dispone de un antiguo castillo en las alturas que resulta ser el segundo más grande del país. La familia Rosenberg, que aparece en el escudo de armas de la ciudad a través de la rosa de cinco pétalos, es la responsable en primera instancia de esta fortificación, iniciada en el siglo XIII y ampliada sucesivamente por las diferentes familias de gobernantes locales, hasta llegar a los Schwarzenberg. Por nuestra parte, aprovechamos que la visita a los jardines –posible en verano– era gratuita para pasear por la zona, exactamente lo mismo que sucede con los patios del castillo. Hubiésemos tomado encantados uno de los tours que se ofrecen cada día por menos de 10 euros –en alemán o en inglés– , pero no lo hicimos al no cuadrarnos los horarios.

Cesky Krumlov en la Edad Media. /CK TOURISM

Cesky Krumlov en la Edad Media. /CK TOURISM

Vista parcial del castillo

Vista parcial del castillo

Con el castillo, el centro histórico y alguno de los edificios de los alrededores vistos, y unas tres horas de por medio, decidimos evadirnos del bullicio diurno de la temporada turística en Český Krumlov, para continuar el día comiendo tranquilamente a orillas del lago Vodní nádrž Lipno. No nos bañamos, el tiempo no acompañaba, mientras que tampoco podemos decir que nos empapamos de Český Krumlov –nos faltó ver alguno de los castillos y monasterios de los alrededores–, pero sí que estuvimos allí. Y que percibimos su encanto, en lo alto de los miradores.

Más información:

Web de la ciudad de Český Krumlov (español)

Una Budweiser en Budweis

La complejidad del mundo actual genera paradojas tales como la que supone beberse una cerveza de estilo pilsen sin saber que en realidad Pilsen es el nombre de una ciudad checa en la que, precisamente, a mediados del siglo XIX se popularizó un estilo de cerveza rubia de fermentación baja. Vamos, la caña de toda la vida que resulta que no es de toda la vida. Como la Budweiser, una de las cervezas más conocidas y vendidas del planeta, que nos llega a la vitrina del supermercado vía una multinacional norteamericana.

Etiqueta de la Budweiser americana

Etiqueta de la Budweiser americana

¿Y por qué lo digo? Porque Budweiser no es otra cosa que el gentilicio de Budweis, a su vez la versión alemana de la ciudad checa de České Budějovice. Allí estuve precisamente el otro día tomando una cerveza de litro, en la típica cervecería Masné Krámy, donde sirven la cerveza Budweiser checa, o Budějovický Budvar.

Nos tomamos unas Budweiser

Nos tomamos unas Budweiser

Tanto me agradó la original y, porque no admitirlo, la historia de esta cerveza y su nombre, que me traje a casa una caja. De la checa, claro. El precio acompaña, pues tengo que reconocer que en los supermercados de la República Checa se pueden adquirir por 0,6 €, aproximadamente al cambio, el botellín de medio litro. En cuanto al sabor, no soy ningún especialista consumado en cervezas, pero la Budějovický Budvar/Budweiser Budvar me resultó una cerveza agradable y fácil de beber, sin el regusto excesivamente amargo que dejan algunas de las birras industriales modernas. Léase, Cruzcampo, por ejemplo. Sus cinco grados me parecieron inofensivos, de hecho me acabé el mass sin ver peligrar en ningún momento mis aptitudes físicas. En cuanto a la Budweiser yanki, la que a bote pronto nos parecería la única y verdadera, me resulta una rubia facilona, casi aguada, demasiado ligera y, eso sí, que se deja beber muy bien. Demasiado bien. Siguiendo con la cerveza centroeuropea, en cualquier caso, en nuestra cena la acompañamos de una fantástico plato de pato asado y una brocheta asada típica de Bohemia.

Logo de la Budweiser checa

Logo de la Budweiser checa

Tal ha sido mi sorpresa e interés en toda esta historia que, antes de salir de Chequia, intenté sumarme sin éxito a uno de los tours que organizan a diario por la cervecería Budweiser Budvar. Resulta que la tienen bien abierta hasta el punto que 40.000 personas la visitan al año, si bien la falta de previsión hizo que nosotros nos quedáramos a las puertas. Vimos la tienda, eso sí, y pudimos saber que la disputa comercial entre Budweiser Budvar y Anheuser-Busch Inbev Company, la empresa de Estados Unidos que fabrica la Budweiser americana, se remonta a finales del siglo XIX. Todavía hoy tienen sus más y sus menos ambas marcas, pero no se les ve muy apenados, teniendo en cuenta que no hace mucho han llegado a un acuerdo comercial para la distribución de la cerveza de origen checo en Norteamérica. Increíble pero cierto: es la misma Anheuser-Busch Inbev Company la que se encarga hoy de comercializar la Budweiser Budvar en EEUU y Canadá, aunque rebautizada como Czechvar. Amigos con derecho a roce, solamente.

Nos quedamos a las puertas de la fábrica

Nos quedamos a las puertas de la fábrica

Más paradojas todavía, y anécdotas: resulta que si nos ponemos rigurosos la Budweiser de Budweis tampoco sería la cerveza auténtica con el nombre del pueblo, que sería la 1795 Budějovické Pivo. Malta, en este caso, fabricada por la otra empresa local de nombre Samson. Y poco más: una historia divertida, un buen banquete, una cerveza fresca… y la despensa llena de botellines.

Más información:

Post en el blog Una cerveza al día: Budějovický Budvar Czech Imported Lager