Category: Tailàndia/Tailandia

Bangkoks

Amb tot el que portem a les esquenes en només unes setmanes, és complicat que un temple o un palau, per molt Palau reial que siga, em desperte un interès especial. A Bangkok, en dos dies hem visitat desenes de temples budistes, palaus, monuments, mega centres comercials, barris… Tot allò que, diuen, qualsevol que vinga a la ciutat hauria de veure. Segurament seré una mica raret, però si realment he connectat fugaçment amb Bangkok ha estat per altres vies. Pels taxis de colors, per exemple. O pels timadors, que són uns cabrons però fan molta rissa -si els veus vindre-. I per les persones honestes, que també les hem trobat. Per les autopistes elevades o per l’Sky Train. Pels mercats, els gratacels… Per eixes coses, i algunes altres, paga la pena passar uns dies a la ciutat. Demà, tercera jornada, hem decidit fugir de l’atossigament i fer una última excursió, a Ayuthaya, antiga capital de Siam.

20130221-002132.jpg

20130221-002155.jpg

20130221-002219.jpg

20130221-002250.jpg

20130221-002323.jpg

20130221-002349.jpg

20130221-002424.jpg

Anuncis

De regreso a Bangkok. Última parada

Ahora sí que sí, encaramos la última etapa de este viaje: Bangkok, donde pasaremos los próximos cuatro días antes de volver el frío de Múnich. Llegamos ayer por la tarde y lo hicimos cambiando el plan inicial, pues el cansancio empieza a hacer cierta mella. Por esa misma razón decidimos dejarnos del trayecto combinado barco y autobús que hubiera supuesto más de doce o más horas de viaje, insoportables a estas alturas, y venir hasta aquí tomando un vuelo. De esa forma, salimos de Ko Tao a las diez de la mañana y llegamos a Bangkok pasadas las cuatro, en una tambaleante avioneta de hélices. Por cierto, era nuestro debut en un avión de este tipo, un servicio que ofrece la compañía Solar Air entre el aeródromo de Chumphon y la capital. Aunque era un vuelo casi privado, con dieciocho personas apretujadas en el compartimento, no nos salió demasiado caro: unos 75 euros por persona incluyendo ferry rápido entre Ko Tao y la península, así como transfer al aeropuerto. Pero no todo es dinero, a nosotros nos pareció un viaje placentero, estoy seguro que más de uno en la familia se hubiese resistido a viajar allí dentro. No hay para tanto. El caso es que ya estamos aquí, preparando un asalto final que esperamos sea la guinda del pastel.

20130219-081633.jpg

20130219-081805.jpg

Ko Tao. El gecko

Abans de llegir, clica aquest enllaç. Heu escoltat aquest animalot cantar? Imagineu hores i hores amb un xiulit com aquest a la vora. Com que això és el més normal a una diminuta illa tropical com Ko Tao, hem passat la darrera nit tractant de restar-li importància al soroll. Un so que, d’una forma que no acabàvem de comprendre -per la protecció d’una mosquitera consistent-, semblava eixir de la mateixa habitació. De fet, Mariola, que no és gens poruga, ha acabat abandonant el seu llit per a entrar d’un bot en el meu. Millor suar que patir, deu haver pensat farta del xiulit continuat a la seua orella mateixa. De bon matí, tot i que no hem tornat a sentir aquest animal al nostre costat, hem acabat per buscar-lo entre nosaltres. La idea era trobar un pardal o, més probablement, no res. Les intuïcions estan per a seguir-les. Darrere de la cortina ha acabat apareixent un rèptil de, de veritat que no exagere, uns cinquanta centímetres de llarg. Per a que vos tinc que enganyar, ens ha entrat poreta. No hi havia motiu, segons la gent de l’hotel, que ens han assegurat que l’animal que cantava com un pardal i ens ha fet companyia no era més que un gecko. Aquesta és la paraula anglesa per a definir el que tots a casa coneixem com una criatura tan poc agradable com inofensiva: el dragó. Això sí, el nostre gecko, per molt que menge mosquits com els de la península, pesava com un gat penjat de la paret i bramava com un titot -escridassava als seus-. Li haguera fet una fotografia, però quan l’he descobert darrere de la cortina no sabia de les seues intencions. O el que és el mateix, he tardat 0,5 segons en eixir pitant de l’habitació. Més tard tampoc l’he pogut fotografiar, ens han desallotjat de l’habitació i han vingut tres tailandesos somrients amb una vara i una escala. La criatura no volia eixir, així és que ens han canviat d’habitació en l’hotel. Mig hora després, encara estaven fussant per allà. Sospite que el final del rèptil, que ha captat l’atenció del personal de neteja per la seua grandària, ha sigut dramàtic. A hores d’ara, 24 hores després, són uns quants els geckos que canten al jardí. Hui sé que no són ocells.

Empapados en Ko Samui

A diferencia de lo que sucede en las playas del Mar de Andamán, las tormentas son frecuentes en las islas del Golfo de Tailandia también durante la temporada seca. Es lo que dice la teoría y lo que nos viene pasando a nosotros desde que salimos de Phuket en busca de Ko Samui. Dos días pasados por agua que nos han dejado empapados sobre la moto, en la playa, en la piscina… Tampoco ha sido para tanto, la temperatura sigue siendo agradable y el sol termina por hacer acto de presencia, aunque sea un ratito. Más allá de los chaparrones, peores durante el resto de año, las playas de Samui me han resultado un pelín menos idílicas que las de Phuket o incluso Ko Lanta. Por lo general son estrechas y alargadas y tampoco me han parecido escandalosamente transparentes, quizás removidas en exceso estos días, por las olas. Buena sombra en todo caso, bajo los cocoteros que invaden la arena, y mejor servicio. No en vano, Samui es el segundo destino de resorts en Tailandia, por delante de Phuket y solamente superado por Bangkok. El nuestro, un tres estrellas justito, que el presupuesto no da para más después de un mes quemando gasolina. Aún así, suficiente para hospedarse en primera línea de mar, con piscinita incluida y mojitos a precios soportables -Ko Samui, destino de complejos hoteleros internacionales; precios europeos-. Pues eso, había que verlo y que disfrutarlo. Me da, en todo caso, que disfrutar vamos a disfrutar algo más en nuestra última parada playera: Ko Tao, una isla un tanto paradisíaca cuatro veces más pequeña que Formentera.

20130216-181352.jpg

20130216-181737.jpg

20130216-181847.jpg

Ko Lanta. Amb tota la tranquilitat del món

A Ko Lanta, la petita i allargada illa on hem passat els dos darrers dies, tot funciona al ralentí. Com la nostra moto, un ciclomotor mig avariat que no passa dels 40 quilòmetres per hora ni costera avall. Millor, perquè ens l’han llogat sense segur i no ens han donat cap casc per a protegir-nos. Res a veure, en qualsevol cas, amb l’atrafegada Phuket, doncs ací no hi ha pràcticament cotxes i les motos i els tuk tuks que circulen a pas de tortuga són els amos absoluts de l’única carretera que creua l’illa de dalt a baix. Nosaltres també hem completat aquest camí, que no supera els 30 quilòmetres, i ens hem anat aturant per a tastar la majoria de les platges que ens anaven eixint al pas. Tot i que aquestes no són cales d’ensomni sinó platges llarguerudes i estretes més bé rudimentàries, el fet de presentar un aspecte bastant primitiu i solitari les atorga un punt especial, barreja d’originalitat i exclusivitat. Més enllà de la mar, que ho és quasi tot a Ko Lanta, aquesta és una illa relativament endarrerida en comparació amb les seus veïnes, avantatjades. Els hotels de cinc i quatre estrelles són escassos, escassíssims, i són resorts rudimentaris i envellits, de tres estrelles en avall, els que ocupen la primera línia de costa. El nostre, per exemple, és un dels més pèssims, més que suficient per a passar un parell de dies agradables si no fora perquè els preus no són especialment econòmics. De fet, diria que el tema dels preus i la qualitat dels serveis turístics a Ko Lanta és un dels seus punts febles, tot i que aquesta sensació podria estar condicionada pel fet que ens trobem en la Pic Season, la setmana més cara dins de la temporada alta, amb el canvi d’any xinés i just abans que tornen les pluges intensives de l’estació humida. Mentre arriben els temporals i no, les terrasses intenten com poden atreure al màxim nombre de clients, que semblen estar en inferioritat numèrica respecte a la quantitat de rètols lluminosos. Un dels més curiosos que he vist hui és el que anunciava un Biergarten en el que servien cervesa Hofbräuhaus de Munic. No ens hem aturat allà però, farts com estem de cremar diners. Ho hem canviat per una cervesa local Chang, la que ara em bec fresqueta a la terrassa del nostre bungalow. Ací mateix escric ara a porqueta nit, mentre canta el bestiari tropical i sona a la vora la música chill out del bar de l’hotel. De fons, aporta el to exòtic al crit al res de la mesquita, una de tantes en aquesta illa majoritàriament musulmana. Mesquita no, res tampoc, però és possible que en acabar d’escriure fem una última passejada sigilosa en busca la petita mitja lluna, minva, que il·lumina tímidament la nit de Ko Lanta. I demà? Demà serà un altre dia, demà serà Ko Samui.

20130214-092416.jpg

20130214-092445.jpg

20130214-092510.jpg

20130214-092529.jpg

20130214-092559.jpg

Phuket. Tres dies i una moto

Açò no s’acaba, encara, però canvia radicalment. Després de deixar enrere la polseguera de Cambodja, els dos últims dies els hem destinat a explorar les platges de Phuket de la millor manera que se’ns ha ocorregut. Açò és, damunt d’una moto botant de cala en cala per a tractar d’exprimir el sol radical de febrer al sud de Tailàndia i la seua mar d’aigües blau turquesa. Diria que ho hem aconseguit, potser una mica massa, si tenim en compte la cremor que ens recorre la pell -als dos- des del mateix moment en que ha marxat el sol aquest dilluns. Sobre la moto, afortunadament ens vàrem guiar pels nostres instints i no per la nostra guia de viatges, que desaconsellava conduir per les carreteres de Phuket. Més enllà d’alguns detalls menors, com ara que a Tailàndia es condueix per l’esquerra -al revés- o que ens han llogat la scooter sense demanar-nos ni tan sols el permís de conduir -sort que ens van dur dos cascs, a petició-, diria que conduir per Phuket és menys perillós del que pot semblar a primera vista. Igual d’insegur si de cas que a qualsevol illa petita de la Mediterrània, tipus Korfú o Eivissa. Les carreteres van carregades de trànsit però són relativament amples amb vorals on refugiar-se a l’hora de ser avançat per un autobús. Pel que fa a les benzineres, no n’hi ha massa, però a canvi hi ha proveïdors casolans de combustible en quasi totes les revoltes. I és que són moltes les famílies que venen botelles de benzina, Súper del 91, a la porta de sa casa. Això sí, motos n’hi ha per damunt del cap, pel que no convè relaxar-se massa en cap moment, des que s’encén el motor a la porta de l’hotel fins que s’apaga voramar. Més enllà del transport, ens hem trobat precisament el que esperàvem: una illa plena de resorts, amb platges de tota classe que per ara tampoc van massificades. Un espai suficientment gran i divers com per a oferir joies com les cales del sud o les platges de Surin o Kamala, al temps que llocs com el centre de Patong, una espècie de Rincón de Loix en la seua pitjor versió. En fi, com que nosaltres som més familiars, vos deixe dos fotos de platja en format pau i tranquilitat, que també l’hem trobada. Demà, seguim avant i marxem a Ko Lanta.

20130211-231915.jpg

20130211-231936.jpg

20130211-231954.jpg

Chiang Rai (cap a Laos). Desfets

Sé que vos havia comentat que escriuria dels trekkings a Chiang Mai, però són les 11 de la nit hora local, demà movem a les 5 del matí cap a Chiang Khong i ja són massa dies dormint quatre ratos. No hem vingut a dormir, però ja no puc més. Algun dia -potser en ruta o potser en arribar a casa- reprendré el tema, paraula. Ara bé, no serà demà. Aquest dimecres entrem a Laos pel riu Mekong i a ben segur estarem un parell de dies sense internet, fantàsticament.

Per cert, ara hi som a Chiang Rai, una parada tècnica a mitjan camí de la que malgrat tot n’hem tret profit. En parlem.

Chiang Mai (1). Mercados

Tras dos días en Chiang Mai, segunda ciudad de Tailandia, os escribo subido a un autobús camino de Chiang Rai -tres horas muertas en la carretera para recorrer unos 180 km-. Estamos relativamente frescos, todavía empezando, por lo que todo nos produce un gran impacto, así es que trataré de centrarme en un par de aspectos. El primero, los mercados; el segundo, las excursiones de día completo, vendidas con el nombre de trekking.

Mercados. Mercado nocturno de los domingos
Mariola, generalmente más avispada que yo, sabía lo que se llevaba entre las manos. De ella fue la idea de llegar a Chiang Mai en domingo, en busca del famoso mercado nocturno que se celebra ese día. Habrá quien lo encuentre demasiado turístico, pero sin duda sigue mereciendo la pena. Cientos de puestos callejeros en el corazón de la ciudad, que se convierte en un auténtico hormiguero hasta casi la medianoche -a estas alturas de año oscurece súbitamente sobre las seis-. Algunos son de comida, pero muchos más se dedican a comerciar con artesanía, ropa, recuerdos o arte. También abren algunos templos de la zona, mientras que no son pocos los lugareños que aprovechan la situación para montar algún tipo de show callejero. A sabiendas de que nos queda mucho camino, como para cargar aún más las mochilas, no pudimos evitar hacer algunas compras: unos pantalones bombachos para Mariola, unas chanclas, un par de cuadernos de notas artesanales y unas bolsitas de tela. Diría, tirando por lo alto, que invertimos unos 10 euros, en total, antes de retirarnos a nuestra Guest House con el fin de fiesta.

Mercado de la puerta de Chiang Mai
Previamente a la visita del mercadillo nocturno, todavía a mediodía, tuvimos la oportunidad de ver uno de los mercados de alimentación de la ciudad, el del centro histórico. Sé que lo de ayer solamente fue una primera toma de contacto, que no es nada para lo que queda por venir, pero no por ello quedé menos impresionado. Era mi primera vez en Asia, la primera vez que veía y olía algo parecido, más allá de los reportajes de la tele, y eso es mucho para el paladar acomodado de un europeo medio. Podría hablar de lo de los bichitos fritos -de gambas a insectos pasando por saltamontes y otras cosas por el estilo- o de las sopas, de la peste que suelta el arroz hervido cuando lo conservan embolsado, pero esas cosas únicamente despertaron mi curiosidad. Lo que difícilmente olvidaré son otras sensaciones. El olor, camino de la putrefacción, de la sección de carne cruda, es un buen ejemplo. Mariola dice que allí no había nada putrefacto, que era cosa de la sangre seca, de la ausencia total de neveras, o bien de las mismas vísceras y órganos vitales de los animales a la venta. Cierto. Junto a estas paradas, se agolpaban los restaurantes improvisados, así como tiendas que nada tenían que ver con la venta de la carne, algunas de ellas de piezas de tela. Impactante también el color de las frutas y verduras o los señores -por lo general descalzos- acostados en las mismas bancadas en las que venden sus productos, al final ya de su jornada de trabajo. En fin, ya lo veis, podría consumir todo este trayecto en bus, con sus tres horas, describiendo sensaciones difíciles de explicar, por no tener referencias en nuestro imaginario colectivo. Tampoco es plan de angustiar innecesariamente a nadie. Para no inducir a error, simplemente añadiré que, en realidad, quedamos fascinados.

Para acabar dos apuntes: en primer lugar, solo tuvimos dos pinceladas de los mercados de Chiang Mai, ya que hay un mercado de abastos en cada barrio. El principal está en la zona este, fuera del recinto amurallado del centro y junto al río. No muy lejos anda un bazar nocturno, menor que el mercadillo de domingo, que abre todas las noches. En segundo lugar, en nuestro caso llegar domingo fue un acierto pero no nos hubiese venido mal tener una reserva previa para el alojamiento, ya que no fue tan sencillo encontrar Guest House. Muchas de ellas, las mejor valoradas en internet, ya estaban completas.

Ah, ¿lo del trekking? Está noche os pongo un post desde el hostel. En este momento estamos a punto de apearnos en nuestro destino.

Ahí van unas fotos relacionadas, las que me deja cargar el iPad:

20130122-193745.jpg

20130122-194830.jpg

20130122-195018.jpg

20130122-195108.jpg

Bangkok. Primeras impresiones

A pesar de que sabía a lo que venía, de la preparación mental y esas cosas; de haber leído mil y un blogs de viajes y visto tropocientos reportajes de TV sobre Tailandia, la realidad siempre termina por imponerse, sin entender de manuales de consulta. Así, la sensación a nuestro aterrizaje en Bangkok ha sido de desorientación total, por momentos rayando la frustración -sentimiento por otra parte obligado en cualquier viaje que se precie-. Es lo que tiene el no poder leer ni siquiera los carteles -por mucho que los acompañen normalmente de traducción al inglés- o que te aborden sin parar toda clase de personitas sonrientes, a las cuatro de la madrugada, para ofrecerte mil y un servicios, que además son todos menos el que andas buscando y no encuentras. Al final, y después de varias vueltas en círculo por el aeropuerto y de estar a punto de errar el tiro, hemos dado en el clavo y hemos conseguido embarcarnos en el autobús gratuito en dirección al segundo aeropuerto de Bangkok. El pasarse por Don Muang Airport ha sido porque a última hora hemos cambiado de planes y optado por subir a Chiang Mai en avión. Por un tema de cansancio, pero sin descuidar por ello la economía. Y es que, a parte de canjear un trayecto de diez horas en bus por uno de 1,5 en avión, lo hemos hecho pagando solamente unos 25 euros de más entre Mariola y yo. 75 euros nos han costado en total los dos billetes, mientras que el enlace en bus entre aeropuertos nos ha salido gratis. La culpa de todo la tiene el Ryanair de turno, una aerolínea de nombre Nokair -menos conocida que Air Asia, pero algo más barata-. Eso sí, a diferencia de Ryanair, estas chicas de amarillo -color de la ropa- que se parten el culo de la risa cuando te despachan, nos han dejado facturar gratis 15 kg por persona, nos han facilitado una wifi de acceso libre junto a la puerta de embarque y nos han tratado como personas. Así que, señores de Ryanair, aprendan por favor. En fin, empiezo a bostezar. Tras unas 30 horas de camino y el cuerpo atolondrado por los cambios de hora, me pirro por coger una cama. A ver si hay suerte y arreglamos rápido el asunto al llegar a Chiang Mai.

La segunda parte del post la anoto recién levantado de la siesta, desde el hotel en Chiang Mai y ya recuperado. Solamente añadir que hemos tenido un vuelo sin sobresaltos, en un moderno Boeing 737 con aperitivo de cortesía incluido. Las primeras horas aquí las hemos aprovechado viendo algunas cosas sencillamente maravillosas, pero eso lo dejo para otro día. Para acabar, un último comentario: esto cambiará seguro al llegar a las áreas más rurales, por ahora está lleno de wifis por todas las partes. Muchas de ellas gratis. De ahí que me veáis tan parlanchín.

20130120-180137.jpg

Nos movemos! (Rumbo a Tailandia)

Fuera hace mucho frío; mañana será otro día

Fuera hace mucho frío; mañana será otro día

Es increíble. Escribo estas líneas, las últimas cómodamente sentado frente a mi gran pantalla, mientras observo a buen recaudo el frío extremo del invierno muniqués. El termómetro dice que fuera estamos a unos cinco grados bajo cero y está nevando. De hecho, no ha dejado de hacerlo, en menor o mayor medida, desde el pasado lunes. Las calles se resienten, la nieve se acumula en las aceras amontonada por las máquinas quitanieves; los transeúntes se deslizan con extraña normalidad entre el piso blanco, congelado; y el tráfico, al menos el de bicicletas, ha quedado reducido a la mínima expresión. Pero lo increíble no es la nieve, hoy las emociones fuertes me llegan vía aeroportuaria. De hecho, este post es el que he venido esperando durante semanas, el que da la bienvenida a la aventura que empieza, por fin, en unas horas y que nos llevará por el sudeste de Asia –Tailandia, Laos, Vietnam y Camboya-. Y no me lo termino de creer por muchas cosas. Por ejemplo, en lo térmico, pues en un rato estaremos aterrizando en Bangkok seguramente más de 20 grados por encima de los que os acabo de contar. O bien en lo lúdico, pues lo que está al caer no solo son las vacaciones más largas de que he dispuesto nunca, sino que llegan después de muchos meses de trabajo intenso e interrumpido. Pero no os voy a engañar –nunca lo hago-, lo que realmente provoca que me tiemblen las piernas en este momento, aunque nadie lo note, es la emoción de embarcarnos en un aventura hacia lo desconocido, pues es la primera vez que salimos de nuestro territorio –léase Europa y Norteamérica-. En fin, basta de sentimientos y vayamos al grano, que se nos hace tarde, especialmente si tenemos en cuenta que todavía no me he preparado la mochila –la de Mariola está cerrada desde el miércoles-. Nos leemos.