Category: Madrid

Madrid. Més de la Movida

A partir d’una visita guiada a Madrid, l’altre dia li dedicava un post a la Movida madrilenya. Una desena d’imatges i referències per a tancar el cicle: Madrid, 1980-1986.

Seus. El Penta, la Vía Láctea, el Kwai, la sala El Sol i especialment, el Rock-ola, són noms de seus de la Movida.

Rock-ola, seu de la Movida

Rock-ola, seu de la Movida

Música. N’hi ha molt, Radio Futura, los Secretos, Nacha Pop, Alaska i cia… Segurament aquest siga la icona més visible. Difícil reconéixer-la ara…

movida_alaska

Alaska, també presentadora de ‘la Movida’ a la tele

Cinema. No és l’única (caldria tindre en compte a Fernando Trueba o Ivan Zulueta), però la figura d’Almodóvar s’identifica fàcilment al cinema de la Movida. I una peli: Pepi, Luci, Bom, y otras chicas del montón.

El Pedro Almodóvar d'aleshores

El Pedro Almodóvar d’aleshores

Cartell de Pepi, Luci, Bom, y otras chicas del montón

Cartell de Pepi, Luci, Bom, y otras chicas del montón

Revistes. Madrid me mata, per exemple

movida_madrid_me_mata

Portada del primer número de ‘Madrid me mata’

Fotografia. Tres figures entre d’altres (i tres Premi Nacional de Fotografia): Javier García-AlixPablo Pérez Mínguez (PPM) i Ouka Leele.

Imatge de García-Alix

Imatge de García-Alix

PPM

PPM

Ouka Leele

Ouka Leele

Pintura. Em quede amb CeesepeEl Hortelano i els Costus.

Composició d'imatges de els Costus

Composició d’imatges de els Costus

movida_ceesepe

Obra de Ceesepe

Grafiti. Mític, Juan Carlos Argüello, Muelle.

Muelle, mostrant signatura

Muelle, mostrant signatura

Anuncis

Madrid. Qué ‘movida’ de tour!

20140127-170159.jpg

La Vía Láctea de Madrid (o lo que queda de ella)

Resulta paradójico que este Madrid, que prohíbe el botellón, que persigue el jaleo en la calle y estrangula el ocio con leyes cada vez más restrictivas, que aplaude los recortes en derechos sociales, regresivo, promueva visitas guiadas oficiales para descifrar un movimiento de desenfreno salvaje como fue la Movida. Así es. Anoche (por viernes pasado), receloso de lo que pudiera encontrarme, di fe de ello al sumarme a uno de estos tours, que por cierto se venden a precio de saldo. No destriparé ahora la visita, flaco favor a Mónica, esa pedazo de guía responsable de sumergir al viajero en los ochenta entre crestas, plataformas imposibles, bares de copas con luces de neón, canciones tan ligeras como transgresoras, picos de heroína y sida. Tremenda contradicción, cierto, la del actual ayuntamiento, lo que no impide que subraye el enorme impacto, grata sorpresa, que en mi caso causó la visita guiada (igual por eso de que amparan pero no se enteran), bien organizada, mejor documentada y acertadamente rematada con el acceso a lugares de culto del rollo que todavía hoy perviven en Malasaña: desde el Penta a la Vía Láctea pasando por alguno más. Por cierto, que ruidosa era y es Madrid. Han pasado más de cinco años desde mi última escapada, tantos que lo había olvidado. De haberlo recordado, de hecho, no hubiese rechistado antes de arrancar el paseo cuando nuestra cicerone y a pesar de contar con un grupúsculo de apenas cinco personas nos repartió unos auriculares para poder seguirla con mayor nitidez. Se refería, luego comprobé, ante las constantes interferencias de ambulancias, la música callejera, los insistentes hombres anuncio, los gritos gratis y demás, música de bar incluida. En ese precioso y aún desgarrador ambiente, en el marco incomparable que es el barrio de Malasaña, el que todo lo absorbe, deambulamos durante dos horas a última hora de la tarde al ritmo nostálgico de los Secretos, Nacha Pop, Alaska y compañías, en un viajecillo cargado de chutes de adrenalina y otras cosas a sabiendas de que más vale morir que perder la vida. Precisamente así falleció la Movida, probablemente de sobredosis tras una existencia tan intensa como fugaz, nostálgica antes de tiempo, apenada por la pérdida de Tierno y otros tantos. Abrasada. O quizás no, quizás la culpa la tuvieron otros: la industria, traidora, o algún hijo de papá y su papá. O, ¿por qué no?, a lo mejor lo que sucedió es más sencillo: entre todos la mataron y ella sola se murió. Mira no sé, no tengo diagnóstico. Quienes sí tienen respuestas, por cierto, son las mónicas, escarbando como lo hacen, apasionadas, detallistas, curiosas, enamoradas… las entrañas de Madrid capital y sus movidas.

*Nota para el viajero
Toda la información sobre horarios, precios (5,9 €), etc de las visitas guiadas de la Movida, en la web institucional esmadrid.com

Madrid (crónica bizarra de un viaje a Fitur)

20140125-143621.jpg

Stand de Nerja en Fitur 2014

Uno, dos, tres, cuatro, cinco. Uno, dos, tres, cuatro, cinco… El camarero se repite voceando y consigue con ello que el bar entero vuelva la cabeza y le observe contar billetes de veinte. No vende nada, ni siquiera reclamaba captar la atención de nadie, simplemente le cuenta el cambio a gritos, antes de dárselo, a un cliente con un verde de cien euros, el cual agarra sus billetes sin mirar mientras apura su solo con la otra mano. Es la churrería de Lavapiés, una de tantas frente al mercado del barrio, pero no importa, las voces podrían llegar de cualquier otro escenario, esto es Madrid. Este alboroto a diario me resultaría indigerible, pero un viernes por la mañana muy a la larga, recién salido de la ducha y periódico en mano, me resulta simplemente delicioso. Infantil como soy para algunos asuntos, pido un colacao y cuatro churros. ¿Qué le debo? Dos noventa caballero. Increíble, pero cierto. Esto es Madrid, tras un lustro devastador que ha dejado muchas cosas por el camino pero no la cultura de barra de bar. Eso es sagrado. Bares, qué lugares. Y camareros, qué profesionales. Los castizos son bárbaros, especie única, ya sean del aleti, merengues y hasta los cañí. Con su camisa blanca y su chaleco, su paño húmedo sobre la bancada; con ese tono de voz, con su deje chulesco tan simpático hasta que deja de serlo, y la capacidad de lanzar los platos por encima de la vitrina sin provocar daños colaterales, siempre memorizando decimales y sumando cortados, cañas, desayunos, raciones y tapas entre la multitud para ingresarlos luego en la caja de sus viejas registradoras. Ojalá el ipad no llegue nunca a la barra del auténtico bar madrileño. Sería como pagar una cerveza y recibir una factura, no sé si lo soportaría, de Antón Martín a la Latina.

Tras el desayuno, salgo para la feria. En realidad he venido aquí por eso, Fitur, o la gran feria internacional de turismo que cada año acoge la capital de España. Demasiadas caras de sueño en el metro, caras serias, ojos cerrados o miradas perdidas. No me gusta. Ni tampoco la advertencia de la señora de al lado: “Te veo muy suelto nene, vigila tu mochila, esto es Madrid”. Paréntesis: aún medianamente escocido por el robo de Nochevieja, me da de todos modos que hay cierta psicosis con esto. No he visto un solo tirón en tres días, pero sí otras cosas desagradables. Por ejemplo: miles de rejas. En las ventanas, en las puertas, en los parques, en los comercios. Demasiada forja. No me gusta. Ni es cómodo, ni estético, ni saludable, sino todo lo contrario. Cierro paréntesis.

Llego por fin a Fitur, las expectativas están altas, he venido a vender mi producto que no es otro que las excursiones y visitas personalizadas en español en Múnich, Baviera y el sur de Alemania. Tras un inicio esperanzador, que dura medio día, y algunos contactos que espero sean provechosos, el mito se me cae al suelo y la feria pasa a ser un montón de cartón-piedra carísimo que no tiene ningún sentido para mi, insignificante como soy. Lo sé, es mi culpa, pero con el trabajo hecho, que había imaginado más prolífico, no puedo evitar quitarme de la cabeza al ministro del Interior alucinando con Santa Teresa de Jesús en pleno recinto ferial de Madrid. O peor, al alcalde de Gandía, esa ciudad hermana que un alcoià en la diáspora puede sentir como propia, justo a mi vera tocándole las carnes a dos monleonetes. Demasiada carne, femenina, ofrecida como reclamo turístico en este certamen: ahora las peras de Gandía schorle, ahora las jamonas de Benidorm, allí las pechugas del carnaval de Nerja, por aquí las perlas del Caribe, por allí las panameñas con sus panameras… Y tantas noticias asquerosas que rodean mi cabeza: que si fulanito de tal ha dado un pelotazo del copón (y le ha adjudicado el montaje del stand de su empresa pública a su mujer por un importe del cientos de miles de euros), que si por aquí el presidente de tal comunidad autónoma va por este pasillo mientras veinte alcaldes de pueblos en los que NO hay actividad turística reseñable le van a la zaga chupando cámara, y culete, que si finiquita de tal viene a Ifema por la foto de rigor, bla, bla, bla. ¡Me aburrooo! No me interesan. Tampoco ha sido lo que había soñado el encuentro de blogueros de viajes que se celebraba en paralelo, en el mismo Fitur. Mea culpa (y van dos), no tengo contactos y no me he esforzado demasiado por obtenerlos. Pereza o bien debí sentir en algún momento que no encajaba en el ambiente. O ambas cosas.

Cerrado el tarjetero y convertido en un simple turista deambulando por las oficinas de turismo de medio planeta, eso no lo quiero yo para mi (ni para mi tiempo), salgo pitando de nuevo para el mundo real, el del relaxing cup de café con leche. No quería salir de Madrid sin probar unas bravas y media ración de calamares cerquita de la Plaza Mayor. Me los meriendo encantado en la Campana, y fotografío con la mirada esos grandes lugares que son la Gran Vía, con sus teatros, hoteles y el asqueroso tráfico; Sol, con sus monumentos y sus taxis; el mercado de San Miguel, con sus postmodernos y sus entusiasmados guiris; el barrio de las Letras, con sus tabernas e incómodos acomodadores; Lavapiés, con sus pícaros, sus supervivientes de todos los colores, sus soñadores y sus traficantes al por menor. Pienso en Sabina, lo tarareo y le ruego en silencio que se detenga; ojalá se hubiese apeado hace algún tiempo. Le sobraban los motivos. En cualquier caso, su verso blanco es un regalo para cualquier paseante que sepa apreciar el madriz más canalla. Gracias Joaquín, sin tu afonía esto no tendría ningún sentido para un extranjero como yo. Sería una simple maraña de calles, agradables, sucias si eso, y hasta peligrosas, a ratos. Y bares. Muchos bares. Volvemos a los bares, siempre bares. No sé si me animaré a volver a Fitur (al menos en las condiciones en las que lo he hecho este año), pero, mientras camino hacia Atocha en busca del tren, me doy cuenta de que estoy deseando regresar para pincho de tortilla regado con una cinco estrellas de barril. Qué desastre.

20140125-144643.jpg

Bravas y calamares