Tagged: ko samui

Empapados en Ko Samui

A diferencia de lo que sucede en las playas del Mar de Andamán, las tormentas son frecuentes en las islas del Golfo de Tailandia también durante la temporada seca. Es lo que dice la teoría y lo que nos viene pasando a nosotros desde que salimos de Phuket en busca de Ko Samui. Dos días pasados por agua que nos han dejado empapados sobre la moto, en la playa, en la piscina… Tampoco ha sido para tanto, la temperatura sigue siendo agradable y el sol termina por hacer acto de presencia, aunque sea un ratito. Más allá de los chaparrones, peores durante el resto de año, las playas de Samui me han resultado un pelín menos idílicas que las de Phuket o incluso Ko Lanta. Por lo general son estrechas y alargadas y tampoco me han parecido escandalosamente transparentes, quizás removidas en exceso estos días, por las olas. Buena sombra en todo caso, bajo los cocoteros que invaden la arena, y mejor servicio. No en vano, Samui es el segundo destino de resorts en Tailandia, por delante de Phuket y solamente superado por Bangkok. El nuestro, un tres estrellas justito, que el presupuesto no da para más después de un mes quemando gasolina. Aún así, suficiente para hospedarse en primera línea de mar, con piscinita incluida y mojitos a precios soportables -Ko Samui, destino de complejos hoteleros internacionales; precios europeos-. Pues eso, había que verlo y que disfrutarlo. Me da, en todo caso, que disfrutar vamos a disfrutar algo más en nuestra última parada playera: Ko Tao, una isla un tanto paradisíaca cuatro veces más pequeña que Formentera.

20130216-181352.jpg

20130216-181737.jpg

20130216-181847.jpg

Saturació informativa en temporada alta (viatge al sud-est d’Àsia II)

Com qui passa una ressaca terrible després d’un dissabte de pet monumental, arribe a la nit de diumenge amb la boca seca, els ulls vermells i el cap a punt de rebentar. Per si fora poc, no hi ha forma de desprendre’s de l’embafós sentiment de culpa propi d’una jornada de pijama i nul·la productivitat. Però no, anit no vam eixir -n’hem tingut prou estos Nadals a Alcoi-, ni tampoc vam beure a casa, ni res per l’estil que ens haja pogut passar factura a l’endemà. El mal de cap és cosa de les vuit hores de rellotge que hem cremat davant de la pantalla de l’ordinador, intentant tancar una reserva -quatre- que per moments semblava impossible. I és que ens plantem en les platges del sud de Tailàndia en plena festa de l’Any Nou Lunar, aquest 2013 el 10 de febrer, el que fa que buscar un hotel siga tan complicat com intentar-ho en Benidorm el 15 d’agost. Siga com siga, i després de salvar el lio monumental que genera consultar a la vegada la Lonley Planet de torn, les webs de Booking, Tripadvisor i Asia Rooms i mitja dotzena de blocs sobre Tailàndia, hem aconseguit quatre habitacions a Phuket, Ko Lanta, Ko Samui i Ko Tao. Com diuen al meu poble: lo que va davant, va davant.