Diari d’Oktoberfest (VIII): des del cel

O’zapft is! I ja van quatre. Pel que a mi respecta, l’Oktoberfest ja no és cap misteri. Més encara el primer vespre. Tarda de presses i correres, gent que va literalment doblada, cues, olor a cervesa, a carn, a peix. A sucre cremat. A pixum i a bilis. Tot barrejat. Remugants, que no remugons. Em resistisc però a tancar els ulls davant la bellesa innata del wiesn. Hui l’hem contemplada des de fora. Des de tant a lluny i tan amunt com he pogut. Hem trobat el que buscàvem a la torre de l’església de Sant Pau. Allà, 252 esglaons i a uns 50 metres per damunt del terra, he patit vertigen i hem vist fer-se de nit mentre desenes de milers de persones bevien cervesa plegades en un esforç multitudinari i un negoci més gran encara.

El Wiesn des Sankt Paul

El Wiesn des Sankt Paul

El Wiesn des Sankt Paul; detall

El Wiesn des Sankt Paul; detall

El Wiesn des Sankt Paul; les carpes de cervesa

El Wiesn des Sankt Paul; les carpes de cervesa

A poqueta nit

A poqueta nit

‘Band of Brothers’ (II): los aliados llegan al Nido del Águila

Tan estimulante como el noveno capítulo, me resultó el décimo y último de la serie Band of Brothers, traducida al español como Hermanos de sangre. Con Alemania vencida ya sin Hitler, la compañía Easy alcanza Austria, no sin antes tomar el mítico Obersalzberg, complejo vacacional de la cúpula del Partido Nazi, en la preciosa región de Berchtesgaden en los Alpes bávaros.

Fotograma de 'Hermanos de sangre', en el Nido del Águila. /WEB

Fotograma de ‘Hermanos de sangre’, en el Nido del Águila. /WEB

[En este enlace se puede ver la escena completa, con la entrada en el Nido del Águila y en la casa de Hitler en Obersalzberg: https://www.youtube.com/watch?v=jIxsuj93Rzg]

Acostumbrado a pasearme por el denominado Nido del Águila como estoy, el estupendo colofón a la serie, a la que por cierto llegué a través de un viajero, me ha puesto cara y ojos a muchos de los escenarios con que uno se encuentra al dejarse caer por Berchtesgaden y Obersalzberg. También a otros espacios de los que ya no queda resto, como las viviendas de Hitler o Göring en el lugar.

Más información y bibliografía:

Episodio Points, Band of Brothers. Mikael Salomon (director). 2001. HBO

Geoff Walden. Hitler’s Berchtesgaden: A Guide to Third Reich Sites in the Berchtesgaden and Obersalzberg Area. Fonthill Media, 2014; formato eBook: Amazon (inglés)

Web: Third Reich in Ruins, apartado sobre Berchtesgaden (inglés)

 

‘Band of Brothers’ (I): l’alliberament de Kaufering IV

Sense ser massa aficionat als audiovisuals de caràcter bèl·lic, haig de confessar que ara fa uns dies m’he empassat bocabadat la mítica Band of Brothers, que narra, en clau ianqui però amb una considerable alçada de mires i un cert rigor històric, alguns dels episodis més importants de la part final de la II Guerra Mundial al centre d’Europa, arran del Desembarcament de Normandia. Ho fa a través de les experiències de la companyia Easy, integrada en la 101a Divisió Aerotransportada de l’Exèrcit dels Estats Units d’Amèrica.

Pel fet de ser on sóc, els dos darrers episodis han estat especialment interessants. El primer d’ells és el novè (d’una sèrie de deu) o Why we fight? Amb la guerra pràcticament acabada, la companyia Easy arriba al cor de Baviera, rovell de l’ou del nazisme, i acaba entropessant pel camí amb Kaufering IV, un dels onze camps de concentració engegats al 1944 en la zona de Landsberg am Lech, a només 50 quilòmetres de Munic i del camp de concentració de Dachau.

Fotograma de 'Band of Brothers', a les portes de Kaufering. /WEB

Fotograma de ‘Band of Brothers’, a les portes de Kaufering. /WEB

[Aquest enllaç permet veure l'escena completa: https://www.youtube.com/watch?v=sHcJtU9dr6I]

N’hi ha molt poca informació, presentada de forma nítida per a la gent del carrer, al voltant d’aquestes instal·lacions que en només uns mesos de funcionament es varen cobrar la vida d’almenys 14.000 persones, principalment jueus hongaresos i lituans en el marc d’un penós programa de treballs forçats que tenia per objectiu final l’extermini.

Els camps de Kaufering, construïts a l’estiu del 44, disposaven només de rudimentàries barraques d’allotjament al mig del camp i els presoners tenien l’obligació de treballar-hi en la construcció secreta d’avions de guerra. S’estima en unes 30.000 persones les que van ser empresonades allà.

En desembre de 1944, el camp número IV fou declarat un camp de malalts per un dictamen de Josef Mengele, el que no va evitar que els presoners pararen de treballar però sí que foren tractats medicament i, en els dies previs a l’alliberament, se’ls deixara d’alimentar i fins i tot se’ls acabara abandonant a l’espera que moriren de fam i cremats vius en aquest espai conegut com un crematori en gelat.

Imatge de Kaufering IV al 45. /CC VIQUIPÈDIA

Imatge de Kaufering IV al 45. /CC VIQUIPÈDIA

L’alliberament, en el que va prendre part la 101a, va tindre lloc el 27 d’abril de 1945, dos dies abans que els aliats arribaren al camp de concentració de Dachau. Els americans varen trobar a Kaufering IV uns centenars de persones famèliques a punt de morir barrejades amb una pila de cadàvers, que els darrers guardes nazis havien tractat de cremar amb benzina només unes hores abans.

Una gran quantitat de personers de totes les instal·lacions de Kafering, havien estat prèviament traslladats a Dachau a partir del 24 de abril, davant la imminent arribada dels americans. Amuntonats en trens o bé caminant, en les denominades marxes de la mort. Una acció semblant es va emprendre des de Dachau en direcció al Tirol, tractant de reduir l’impacte i les proves dels crims contra la Humanitat comesos als camps. Càlculs oficials parlen de 1.000 morts en aquestes marxes a l’Alta Baviera.

Si bé avui en dia són 800.000 les persones que visiten cada any l’antic camp de concentració de Dachau, no hi ha cap memorial que permeta una visita completa i interpretada al voltant del que va passar a Kaufering IV, on directament es va induir a la mort a milers de persones, ja fou de fam, de fred o emmalaltits per les condicions de vida i treball sense que se’ls donara cap tipus de tractament mèdic.

Més informació i bibliografia:

Episodi Why we fight?, Band of Brothers. David Frankel (director). 2001. HBO

Kopleck, Maik. PastFinder Munich 1933-1945. Tras las huellas del pasado, Berlin: Links Verlag, 2007

VVAA. The Dachau Concentration Camp, 1933 to 1945, Munich; Comité International de Dachau

Web: Bürgervereinigung zur Erforschung der Landsberger Zeitgeschichte (alemany)

#rutaBayern: Rothenburg ob der Tauber

Casas en Rothenburg ob der tauber

Casas en Rothenburg ob der tauber

Después de dos años de visitas intermitentes y mucha pereza, me decido por fin a anotar aquí algunos datos sobre Rothenburg ob der Tauber. Fantásticamente conservada y empaquetada para regalo en los catálogos de la mayoría de operadores turísticos que pasean sus autobuses por Alemania, lo cierto es que si le guardo bastante la distancia a Rothenburg es porque al pasearla suelo tener la sensación de estar transitando un parque temático: el de la ciudad medieval germana (casi) intacta, eso tan raro de ver en un país que ha sido protagonista de las dos guerras mundiales y experimentado por tanto en ver caer bombas sobre su patrimonio.

En realidad no es tan sencillo. Si bien las murallas y el intramuros parecen mantenerse hoy como hace medio milenio, no creo que sea solamente por haber quedado el recinto libre de munición en el 45, sino porque para entonces ya llevaba varios siglos fuera de combate.

Como sucede en otras plazas de Franconia, Rothenburg jugó por última vez un rol importante en la Guerra de los Treinta Años y lo hizo decantándose del costado de los protestantes. Y después, una vez tomada y sometida por los católicos, la condena al ostracismo con el fin de la violencia y el largo invierno, letargo centenario, de una ciudad que ni siquiera vio pasar por delante la Revolución Industrial, de camino a ninguna parte y lejos muy lejos como parece estar de todo.

Eso, hasta hace cuatro días, cuando empezaron a llegar masivamente los autobuses, descubierta Rothenburg y la Ruta Romántica para el turismo de masas y para el de ojos rasgados en particular. Autocares por cierto que desembarcan a diario por autopista, la 7 de Baviera, la cual ha convertido los 60 km desde Würzburgo o los 80 km desde Núremberg en un paseo, aunque los 220 km que la separan de Múnich siguen siendo más bien un tostón para los de la carretera; un mundo cuando no un imposible para los cuatro masoquistas que se plantan allí en ferrocarril desde la capital con la única opción de echar el día y volver.

Et voilà! He aquí una de las principales razones por las que no le tengo un especial cariño a Rothenburg: porque siempre que la visito lo hago en un absurdo tour de día, con salida y regreso a Múnich en una sola maratoniana jornada, que termina completando casi seis interminables horas de carretera para que un puñado de turistas superficiales puedan retroceder un ratito en el tiempo. Y tan contentos, se me comen un par de bolas de nieve, que no se me compren alguna figurita de decoración navideña en pleno mes de agosto, y a otra cosa mariposa. Palomeadores.

Nada que ver los que deciden pernoctar en Rothenburg o los atrevidos viajeros que se la transitan con sus bicis en el marco de la Ruta Romántica, itinerario bicicleteable de casi 500 kilómetros cruzando el oeste de Baviera de norte a sur y que tengo en el tintero. Mis respetos a estos.

Paseo 
Como recinto amurallado y ciudad pequeña que es, Rothenburg es muy fácil de recorrer caminando. Con un par de horas es suficiente para dar un paseo integral que difícilmente superará los 4 kilómetros, más que suficiente para caminar por completo el conjunto histórico. Más allá de este, son menos los elementos de interés en esta ciudad de unos 11.000 habitantes, la mitad de los que tenía en el siglo XV.

Una buena forma de traspasar la muralla es hacerlo por la Rödertor, aparcando el coche por ejemplo en el estacionamiento de Edeka ubicado frente a la misma. Se llega conduciendo por la Ansbacher Strasse hasta el final y doblando a la derecha ante el muro.

Esta torre del siglo XIII da acceso a la calle del mismo nombre, tratándose en este caso de la única zona de Rothenburg devastada durante la II Guerra Mundial, por un incomprensible bombardeo producido el 31 de marzo de 1945.

A los pocos metros se alcanza un segundo torreón, el de San Marcos. Este, del siglo XII, pertenece al primer recinto amurallado. Hoy en día hay un hotel en la casa adyacente, que proporciona una primera vista de postal gracias a la placeta y la fuente de Röder.

Fuente y arco de Röder

Fuente y arco de Röder

Hay decenas de fuentes en el interior del casco antiguo, cuya agua era canalizada de forma secreta desde manantiales de los alrededores, de tal forma que se garantizara el suministro del asentamiento fortificado. Hoy en día, las fuentes aparecen a menudo ornamentadas con flores.

Siguiendo derecho se alcanza en unos metros la plaza principal, la Marktplatz. Punto de mercado y centro neurálgico de Rothenburg ob der Tauber, es otro de los iconos locales.

Plaza del mercado

Plaza del mercado

Aquí se encuentran algunos de los principales edificios, como el Ayuntamiento. Se observa magníficamente desde el sur, con sus dos partes diferenciadas: la gótica (s. XIII) con la torre, hacia la Herrngasse, y la de estilo renacentista, que desemboca en la plaza (S. XVI) cubriendo por completo uno de sus laterales.

Otro elemento singular de la Markplatz es la Taberna de los Concejales, recientemente restaurada. Se la reconoce por sus relojes en la fachada y merece la pena aproximarse a las horas en punto, entre las 11 y las 15 horas, para disfrutar de la breve representación de la escena del Trago maestro.

Institucionalizado hasta convertirse en motivo de la principal festividad del municipio desde 1881, el Trago maestro representa un trascendental episodio histórico acontecido aquí en el marco de la Guerra de los Treinta Años. Tras sitiar la ciudad protestante durante unos días, el general de la liga católica Tilly conseguiría finalmente vencer la resistencia del pueblo y acceder a su interior. Según se representa, fue recibido por las autoridades locales en la taberna, quienes para tratar de aplacar su ira le ofrecieron un enorme vaso de vino de 3 litros y ¼. Este, al ver la gigantesca jarra de vino, habría comprometido las vidas de los gobernantes a que uno de ellos fuese capaz de beberse todo el contenido de un solo trago. El ex alcalde Nusch habría aceptado y conseguido tal reto, consiguiendo así el perdón de Tilly y los católicos.

Además de junto al reloj del edificio histórico, el Trago maestro se puede disfrutar en vivo y en directo varias veces al año, en Pentecostés, en julio y en septiembre. Gran parte de la población local se implica directamente en la escenificación.

Antes de salir de la plaza, merece la pena volver la vista para contemplar la preciosa fuente de San Jorge y las casas que la protegen: la Casa de baile y la Carnicería. Son dos muy buenos ejemplos de fachwerk, arquitectura típica germana a base de celosías de madera.

La cara norte del asentamiento acoge el antiguo barrio judío, la abadía, así como la iglesia principal: la Jakobskirche. Esta parroquia protestante fue construida previamente a la Reforma, entre 1311 y 1484. Es una construcción de tres naves de dimensiones razonables y que presenta una planta atípica. No dispone de fachada principal y se accede por uno de sus laterales, previo pago de un par de euros.

Si se atraviesa el callejón de la Iglesia en dirección sur se alcanza la calle señorial, la Herrngasse. Además de varios palacetes medievales y tiendas de souvenirs de todo tipo, encontramos aquí la iglesia de los Franciscanos. Si se baja toda la calle se llega a la puerta del castillo. Cruzándola entramos en los jardines del Alter Burg. Aquí son espectaculares las vistas panorámicas de Rothenburg, también del río Tauber y las laderas de la montaña frente al claustro de los franciscanos.

Una vista desde el Alter Burg

Una vista desde el Alter Burg

Estas laderas cubiertas de viñas (Weinsteg) son aconsejablemente paseables si se quiere proseguir en busca del barrio del Hospital. Al mismo también se puede llegar sin salir de la muralla por la Burggasse.

En caso de haber salido del muro, se accede de nuevo al recinto por la cuesta de la Kobolzeller Turm. Terminada la subida, se alcanza la placeta de Plönlein, seguramente la mas fotografiada de Rothenburg. Mirando al sur desde la misma se admiran dos puertas, la Kobolzeller y la de Stern.

Plönlein

Plönlein

Al cruzar la Sterngasse se accede al recinto del antiguo Hospital, un barrio en sí mismo que acoge un hospicio y otros edificios, protegido todo por un bastión. Aquí puede terminar el paseo por Rothenburg ob der Tauber, que en caso contrario puede proseguir callejeando un poco más sin un rumbo fijo.

Callejuela en Spital

Callejuela en Spital

Más posts sobre viajes en Baviera en:

rutaBayern

Las ruedas de Herr Müller

El señor Müller es el vecino de rellano que todo alemán desearía tener: es un hombre correcto, atento y educado, incluso sonriente y si se tercia caballeroso. Un echte muniqués al que en cambio parece le agrada, según sopla el viento, jugar a comportarse como un vero italiano, destilando a partes iguales elegancia y buenas maneras. Como si fuese el autor intelectual del manual del buen alemán contemporáneo, no se lo piensa dos veces si ha de cederte el turno de subida en el ascensor y, estoy seguro, no dudaría incluso en ayudar con las bolsas de la compra a la señora Baumeister, la habitante del bloque más longeva de cuantos lo habitamos, viuda ella desde que se la conoce. La verdad sea dicha, no conozco el oficio de Herr Müller, pero no debe de funcionar mal el asunto. Sobre ruedas, fijo, pues he podido contarle con los dedos de mis manos dos o tres cochazos diferentes, cada cuál mejor que el otro. Por concretar: un Porsche Carrera clásico, un Audi Q5 y otro más de estilo familiar y fabricación alemana que, ante la categoría de los dos primeros, no ha terminado de llamar mi atención como para recordar el modelo. Falto como anda de vehículos a motor, Müller, hace unos meses, bastantes, que nuestras vidas se cruzaron. Nosotros ofrecíamos por entonces en alquiler la plaza de garaje que nos corresponde por habitar en la finca, él ya sabéis lo que necesitaba. Lo de rentar nuestra plaza de estacionamiento guarda relación con la ausencia de automóvil propio durante mucho tiempo en este país. Para formalizar tamaña operación pedimos permiso a la administración de la finca, formalizamos un contrato y terminamos estrechando nuestras manos en un encuentro que pareció dibujar una sonrisa eterna del tal caballero hacia la parejita de españoles con los que se ha venido cruzando durante muchos meses en la calle. Siempre con una sonrisa, siempre comportándose como un señor de impolutos modales dignos de la mejor de las castas bávaras . “¿Cómo están los spanier?”, nos decía; “Cuándo necesitéis la plaza no olvidéis que es vuestra, me lo decís y la recuperáis sin problemas”, recuerdo que comentó el día que extendió su firma, junto a la de Mariola, en un papel que así lo reflejaba. Y de aquellas brisas, estas tempestades. Tras un año de armonía que se demostraría a la postre fingida, un buen día decidimos comprarnos un coche y recuperar lo nuestro. Para entonces, el señor Müller, muy molesto ante la dificultad de encontrar cerca de casa un nueva guarida para su Q5, decidió borrar para siempre su sonrisa impostada ante nosotros, para cambiarla por una jeta mucho más austera y fría, cojonera. Comenzó por protestar enérgica y estérilmente ante la administración de la casa ante lo que él consideraba una tremenda injusticia; siguió por releer y releer el contrato suscrito hasta dar con el párrafo en el que se cifraba en tres meses el plazo de desalojo del bien inmueble en caso de necesidad por parte del arrendador; nos dio largas durante un trimestre tras el aviso y, finalmente, nos liberó el espacio. Para entonces su saludo se había convertido en inexistente e incluso dejó de responder a nuestros e-mails. No hay que olvidarlo: somos desconocidos. El día que nos retornó la llave del garaje la dejó directamente en el buzón, el trámite no merecía ni un mísero saludo, ni un cara a cara, innecesario e infructuoso. En todo caso, todavía faltaba un pequeño regalo por descubrir: al entrar en el parking pudimos comprobar que el señor Müller había olvidado retirar cuatro ruedas viejas y polvorientas de nuestra plaza. Con sus correspondientes llantas, tan estropeado todo como para no poder hacer nada bueno con ello. Al llamarle a tal efecto negó la mayor y, no solo eso, sino que insinuó que en todo este tiempo, por cortesía, no había querido denunciarnos por dejarlas abandonadas. He tratado de explicar el asunto a quien correspondía durante semanas pero finalmente no ha habido nada que hacer. Este fin de semana, por los cojones germanos de Herr Müller, habrá que ir al wertstoffhof a tirar a la basura su regalito. Como en realidad solamente entraba en el portal para acceder al aparcamiento, hemos dejado de cruzarnos con él en la calle, imagino que la próxima vez que lo veamos paseando por el barrio lucirá mucho más sonriente.

I agost va com bé

Un dia t’alces pel matí i veus el cel gris. Penses que no passa res, que prompte tornaran el sol i l’alegria. El dia següent tornes a despertar-te al llit i a veure com una manta grisa tapa de nou el cel. T’ho prens una mica pitjor. I un altre matí, i un altre més i un altre darrere de l’altre. Al final del tot fins i tot cauen les temperatures, i la moral, més d’un es refreda, venen les mànigues i les cares llargues; és una roda que ens acaba engolint-nos a tots. Ha sigut agost, l’horrorós, gris i gelat agost de 2014, espere que no siga l’agost bavarés a seques, perque no sé si ho podria suportar per norma. De fet, no sé com passarem l’hivern, si abans que arribe no gaudim d’un estiuet de Sant Miquel al setembre. No ho tinc clar. Tan de bo.

Viena: dos passejades

Huit imatges de Viena més enllà de monuments, palaus, sissís, música, art, Modernisme, esglésies

Per endavant quatre fotografies del mercadet de segona mà apegat al Naschmarkt. Elegants els cafès i precioses les tomaques, però on es pose un senyor amb bigot a vendre ferralla al costat d’una iaia envoltada per nines psicòpates… No hi ha color.

Flohmarkt al mercat vienés

Flohmarkt al mercat vienés

viena_flohmarkt_postals

Més coses velles

viena_flohmarkt_nines

I nines

viena_flohmarkt_gots

… barat

Per darrere, altres quatre de la ruta en bicicleta per les entranyes de la ciutat. Vora Danubi. Allà per on circulen plegats els nens i els pares, els moderns i els de la llana, sense estiu, amb alguna que altra rata, i gent que no té res. Olor a pintura i a humitat, a canal, a merda, a urbà. Per cert, què gran el servei públic per a moure’s en bicicleta, pràcticament de bades, per Viena. El material, publicitari, està una mica cascat, el procediment (amb targeta de crèdit a mode de segur) és una mica complicat, però tot i això paga la pena.

Per què no seure?

Per què no seure?

Millor ací

Millor ací

viena_pintades_senyors

Sense cap

viena_pintada_bici

Bici arrebossada

Schnitzel a 200 por hora

'Schnitzel' en Figlmüller

‘Schnitzel’, de cerdo y de ternera, en Figlmüller

Cuentan los manuales que hubo un día en que largarse de Viena sin haberse sentado a la mesa de Figlmüller era poco menos que un delito. De aquellos tiempos en blanco y negro quedan el localito, la callejuela, los cuadros de las paredes, dos floreros y seguro que algún que otro camarero añejo, pajarita y mano en la espalda. Hoy a Figlmüller se acude a comer schnitzel por castigo, por la necesidad imperante de la masa de viajeros ocasionales de pisar los mismos escenarios que nuestros personajes de celuloide. Mucho ha llovido desde aquel escalope empanado que se comió por allí Romy Schneider en su última escapada de fin de semana al complaciente pueblo que la vio nacer y disfrazarse de emperatriz, justo antes de que un ataque al corazón se la llevara por delante en París. Pues sí, nada o casi nada queda de aquello. El restaurant, el de 1905, es hoy en día poco más que un mesón tomado por asiáticos que copan el escenario con sus tempranas reservas por internet. Hasta el punto que el común de los mortales, el que no es capaz de apartar mesa a más de 72 horas vista, ha de conformarse con hincarle el diente al escalope vienés de Figlmüller en su segundo local, el abierto en 2001, en el que si te esperas comes, en el menos glamuroso, en el de la Bäckerstrasse, una suerte de sucedáneo que parece concebido por la casa para terminar de digerir el éxito de su fórmula mágica mientras la clase media de medio mundo sigue a pies juntillas la biblia escrita por un señor de nombre Lonely y de apellido Planet. Nosotros, que de los japoneses hemos aprehendido la capacidad de tomar fotos e interesarse por casi todo, no hemos absorbido todavía sus supuestamente beneficiosas prácticas a la hora de reservar mesa, como poco, con una semana de antelación. Ni de ellos ni de los germánicos. Así las cosas, en nuestra visita relámpago a la capital austriaca en pleno puente del 15 de agosto nos tuvimos que conformar con el sucedáneo de Figlmüller, el del palo, aunque bien es verdad que comparte cocina, que ya es algo, con su mítico ancestro. Tras el no a las puertas de la madre, el proceso para conseguir cenar en su criatura fue sencillo: llegas, te esperas en la calle a que unos señores que han madrugado más que tú terminen de cenar, tal cuál van saliendo de comer estas personas vas adelantando en la cola, así sucesivamente hasta que, al final, te toca a ti sentarte a la mesa. Muchos otros siguen aguardando turno fuera. Más vale que esto no suceda cerca de las diez de la noche, pues hablamos de Viena, esa ciudad en la que igual te tomas una ensalada césar en un club de música electrónica a la medianoche que te quedas sin cenar por tardón en un local como el que nos ocupa –y que cierra a las 22:30 horas–. Por lo demás, la cena fue de pros y de contras. Comer allí no es ni tan barato como en un garito marca blanca, de aquellos en los que se traga mucho y bien por cuatro perras, ni tan caro como uno piensa cuando juntamos los conceptos Viena, schnitzel, jugo de uva fermentado y marca gastronómica centenaria y mitificada. Luego está lo de masticar con el crono en la mano y un revolver en la sien, que no le sienta bien a todo el mundo. Pero que menos que un poco de alegría en el corte y bocado de la carne rebozada, con una cola de monumento a la espera de cazar tu mismo asiento. Se comprende. Que no sean todo rechistes, los empanados de Figlmüller, que menos, están preparados mejor que bien, mientras que los camareros parecen salidos de un chiringuito de Cádiz, sonrientes ellos, al menos si los comparamos con la señora malcarada que nos atiende con frecuencia en las estribaciones de los Alpes, ese territorio de nombre Baviera de cuyo nombre, aquel día, no me quería acordar. Felicidad al fin y al cabo. La felicidad otorgada por la vida en digital al turista de clase media, el que se sienta a la mesa y disfruta pasmado viendo pasar bandejas a doscientos por hora. Ojo, visto lo visto, yo el primero.

*Nota para el viajero
Tanto el mítico Figlmüller como el nuevo se encuentran en el corazón del centro histórico de Viena, separados solamente unos metros entre sí. Se hallan muy cerca de la catedral y de la parada de metro de Stephansplatz, aunque la mejor manera de encontrar su localización exacta es consultarlo su página web. Si queréis consultar reseñas más nítidas sobre el restaurante, podéis hacerlo en su perfil de Tripadvisor.

Mauthausen: de l’escala i els antifeixistes espanyols

Precisament perquè conec a una persona que hi va anar i va tornar i n’ha contat només quan ha estat estrictament necessari, no m’he atrevit a escriure gairebé res de la visita a l’antic camp de concentració de Mauthausen. Només dues imatges: l’escala hui o la increïble força de la natura. De la humana, capaç de superar els reptes més complicats en les circumstàncies més horribles; i de la que tot ho pot, natura en si mateixa.

L'escala

L’escala

L’altra imatge la trobe alliberadora i trista a parts iguals. Gent valenta, forta, oblidada. Regalimaven les llàgrimes mirant-la l’altre dia allà a dins.

Alliberament de Mauthausen, llegiu la pancarta. /CC

Alliberament de Mauthausen, llegiu la pancarta. /CC

Abans de tancar, dos noms entre més de 7.000 (i molts més): Francesc BoixPaco Aura.

*Nota per al viatger:
Hi ha una versió traduïda al castellà del web oficial del memorial de l’antic camp de concentració de Mauthausen. Aquesta inclou detalls d’horaris, com arribar o visites guiades. Ara per ara, només les hi ha en anglès i alemany, però n’hi ha un llibret editat en castellà sobre el camp amb força informació. Més info en català a la web de l’amical de Mauthausen.

El que vos espera

Xiquets, en només deu dies us tenim ací. Si vos dic la veritat no he tingut un segon en els darrers dies per respirar tranquil, menys per a preparar el que vindrà. No cal, paraula, ho passarem d’allò més bé. El que sí em té fart és l’oratge. No vos puc prometre res. Quin estiu més fastigós, parle del temps, estem tenint enguany a Munic. Els til·lers ja han començat a reballar la flor al terra, els més matiners es preparen per a fer el mateix amb la fulla, i encara no hem tingut ni dos dies seguits de sol i calor. Els matins en gris permanent han fet dels de tempesta una meravella. Vint-i-cinc graus i una bona estona de sol és tindre sort. La temperatura ideal del viatger, direu. Cert, menys del que demana llac i riu. Ja sabeu que jo en sóc un fanàtic d’això. Ahir no em vaig poder banyar al llac, però quina por que vaig passar al cotxe. Així d’entrada diria que no havia vist caure una tromba d’aigua tan forta des de fa molts anys. Aquaplàning a l’autopista A95. O més aigua en trenta minuts de cortina al volant que en un trimestre de calendari alcoià de secà. Por. El riu, normal, ens baixa tan brut que ningú no s’atreveix a ficar-li mà. Ni en dies de sol i basca com este divendres. Quinze o vint desgraciats van tindre que ser evacuats l’altre dia de l’Isar per Protecció Civil, fent l’imbècil. Brut? De brossa ben entesa, natura, que no de merda humana. Però així no dóna gust. Les coses poden canviar. Hui tenim Llorenç, demà sembla que tornen els trons. Com la setmana vinent. Per ganes no serà, si l’oratge ens ho permet passarem uns dies fluvials, de bicicleta, de cervesa al aire lliure, o biergarten. A vore si és veritat. Per ganes no serà.