Category: Àsia/Asia

Tendinitis (dolors), fisioterapeutes (solucions) i muntanyes (satisfaccions)

Mencionar aquesta història ara fa uns dies haguera sigut totalment innecessari, directament imprudent. Ara, que tot ha anat rodat i que només ens podem queixar d’un dolor terrible a tots i cadascun dels músculs del cos, és el moment. Tot va començar fa uns mesos, en conèixer l’existència d’una muntanya que alçava més de quatre mil metres sobre el nivell del mar a l’illa de Borneo. El mont Kinabalu, terra sagrada, el pic més alt de tota la regió i, per si fóra poc, relativament senzill d’escalar fins i tot per a muntanyers sense massa experiència. Tot de cara doncs, com per a tancar una reserva de guia i permís per a pujar-hi enmig del nostre viatge. Possibles amenaçes: el mal d’altura, les habituals tormentes tropicals que dificulten l’ascens i, en principi, poca cosa més. I dic a priori ja que la llei de Murphy es va deixar veure fa poc més d’una setmana, dos dies abans de començar el viatge. Ho va fer en forma de tendinitis al tendó d’Aquiles (el meu), dolorosa i no diagnosticada fins el quart dia de ruta. Sí, mare, després de molt de patir caminant, amb el peu inflat com una botifarra i totalment desesperat, vaig acabar per sucumbir i visitar d’urgència una clínica de fisioteràpia en Singapur, costara el que costara. Molt barata, per cert, ha eixit finalment la broma, en tots els sentits i més encara si tenim en compte que, de veritat, escric aquestes línies a mitjanit després de completar feliçment el trekking de vint quilòmetres, anada i tornada, per a tocar el cel en forma de pic de 4.095 metres. Aquesta és de fet la notícia, que ho hem aconseguit, i a hores d’ara una sensació de satisfacció ens acompanya junt amb moltes altres, de tal forma que segurament hui dormirem de bé com no ho hem fet en els últims mesos. Aviat espere recobrar energies com per a donar detalls, o potser inventar alguna cosa al voltant del mític Kinabalu, però de moment adorne el quadren de viatge amb dos imatges. La primera, i sense que servisca de prepcedent, nostra, a dalt del tot en arribar la passada matinada. La segona, allò que han vist els nostres ulls des d’allà amunt amb les primeres llums del dia.

20140302-010931.jpg

20140302-011111.jpg

Anuncis

Los paisajes de Charles Brooke

Cuando James Brooke se adentró en el río Sarawak a su paso por Borneo en 1838 llego, sin saberlo, para quedarse. Para entonces Kuching debió ser poco más que una longhouse habitada por un grupo de aborígenes insurrectos, hartos por algún lógico motivo del sultán de Brunei. Lo imagino maravillado por aquel paisaje de manglares, llegando desde el mar de China meridional y penetrando en la selva entre terrenos fangosos repletos de cocodrilos y reptiles de toda condición. No hay duda de que, el futuro rajá blanco, detuvo su barco cerca de la península de Santubong, para admirar sus cimas sobre el océano, o quizás cerca de Bako, donde a buen seguro hubiese quedado maravillado con la presencia de un buen puñado de monos narigudos. Y la jungla, con sus kilómetros y kilómetros de vegetación impenetrable, desconocida a los ojos de un ser acomodado como era y es el europeo. Sonidos, más bien ruido, sudores, humedad y tormenta, hasta miedo, veneno puro y mucho más, laboratorio farmacéutico. Ya lo siento, pero nosotros hemos llegado demasiado tarde, casi dos cientos años después que sir Brooke. A estas horas Kuching ha dejado de ser una idílica y remota aldea para convertirse en una industriosa ciudad que se debate entre seguir creciendo y preservar aquello que la hace especial. 600.000 habitantes tiene la cuarta ciudad de la federación malaya, mucha gente joven entre los que se cuentan tribus urbanas tan dispares y alocadas para latitudes ecuatoriales como los mods, los rockeros o los geeks. Los conocimos, a alguno de ellos, en sus conciertos nocturnos improvisados, no siempre a la altura, en pleno paseo fluvial. Bullicio nocturno a un lado, Kuching no ofrece al viajero, o no lo hizo para con nosotros, mucho más que un cuartel general desde donde partir hacia la naturaleza más pura. A veces incluso enfada, y pido perdón por ello, pero no acabo de comprender como es posible que en ciudades como ésta, tantas, afloren carísimos palacios a escasos metros de asentamientos primitivos, chabolísticos, en los que todavía se aguarda la llegada del agua potable o los servicios más básicos. Como siempre, estos paupérrimos barrios ofrecen, en cambio, las mejores sonrisas. Por suerte, hay vida, y todavía
mucha, más allá de la capital de Sarawak. Tanta que a uno le faltan días para recorrer todos los pedazos de selva que se conservan casi intactos. Increíble el parque nacional de Bako, donde permanecen los monos, los reptiles, las playas vírgenes y los manglares campando a sus anchas para suerte del viajero. Otro día quizás narre nuestro encuentro con los monos narigudos, o quizás lo invente soñando con el señor Brooke, pero no será esta noche, a riesgo de perder uno de los trenes más importantes de este viaje (es la una de la mañana, hora local; a la seis nos recogen para nuestra siguiente y apasionante etapa de dos días en la montaña).

20140228-005318.jpg

20140228-005112.jpg

Singapur: cinc raons per a passar la nit a un hotel càpsula (i cinc per a no recomanar-ho)

Cinc milions de persones on fa un parell de dècades en vivien dos —no es pot dir però que hi haja un problema d’espai—, molt de negoci, innegable prosperitat i, probablement, un mercat immobiliari un pèl sobrevalorat. Resultat: comprar un apartament de 100 metres quadrats al centre de Singapur pot costar uns deu milions de dòlars singapuresos —al canvi d’ara, uns set milions d’euros—, accedir-ne a un de llogat entre 3.000 i 10.000 al mes, mentre que una nit d’hotel rarament baixa de 150. Així les coses i, haig de reconèixer, pecant una mica d’esnobs, la primera de les dues nits a la ciutat l’hem passada a un hotel càpsula —n’havia sentit parlar tant—. L’escollit fou The Pod – Boutique Capsule Hotel, una espècie de temple per als bojos del disseny i les bones formes, tot i que en petites dosis / amb la butxaca a mitges. Després de passar-ho, aquest és el veredicte, o cinc raons per les que paga la pena pernoctar a un hotel càpsula (i cinc més per les que no ho recomanaria):
20140225-020135.jpg

20140225-020113.jpg

1. S’ha de provar tot en esta vida o el plaer de la primera vegada (el qual, per cert, és totalment innecessari en aquest cas si no és per qüestions monetàries).

2. La sensació de dormir en una cosa similar a un nínxol. S’ha de reconèixer que el nostre cau tenia les dimensions d’un llit de matrimoni i com 90 centímetres d’alt. (Això mateix: la sensació de dormir en un nínxol, gens recomanable per claustrofòbics. Al principi potser dóna gustet, però més enllà d’unes hores cansa. A més, la manca d’espai privat, per exemple, dificulta activitats imprescindibles per al viatger com la tradicional escampada de roba que hom fa a les habitacions d’hotel o instants d’intimitat obligada com el de canviar-se. Un quiqui? impossible.)

3. La manca de llum natural permet dormir sense fi, a no ser que et destorbe qualsevol soroll. (Exacte, la mancança de llum solar al compartiment fa que no hi ha qui s’alce del llit.)

4. Es compensa la falta de dutxes i serveis bàsics a l’habitació amb serveis compartits de qualitat. Al Pod, per exemple, tot està pensat i dissenyat amb cura. I net. (Com que les dutxes o l’aseo són compartits per una pila de gent, hi ha cues per fer-los servir a primera i última hora del dia).

5. Tot està molt més ben estudiat i atès que a un hostel normal i corrent. (Sense deixar de ser un alberg, pel fet de ser-ho per a postmoderns costa força més.)

Així les coses, qualificaria l’experiment com tota una festa que no tenim prevista repetir mentre no siga estrictament necessari. La segona nit, per cert, l’hem passat a un hotel de disseny acurat, i quatre estrelles ben justificades, per només 20 euros extra. Habitacions diminutes que permeten abaixar el preu de les més bàsiques sense renunciar per això al comfort. Una paradoxa, el nom: Big Hotel. Més gran i molt millor que una pastilla.

Los 20 minutos de Singapur

Que no cunda el pánico, el formato exprés se impone, pero a los tours de cuarto de hora todavía no hemos llegado. Menos mal. A Singapur esperamos darle dos días de nuestras vidas, menos que nada. Ahora bien, exactamente veinte minutos es el tiempo que nos ha dado el conductor de nuestro autobús a los pasajeros cuando nos ha hecho bajar del vehículo justo antes de cruzar la frontera entre Malasia y Singapur. “Tenéis que coger todas vuestras pretenencias, en el coche no puede quedar nada; el que no esté al otro lado dentro de veinte minutos tendrá que buscarse la vida”. Es decir, que o nos dábamos mucha prisa o nos íbamos a quedar tirados como dos colillas. Como para perder más tiempo después de un tortuoso viaje de medio día desde Malaca… Así es que nos hemos puesto las pilas, hemos echado una carrera por los abarrotados corredores de las instalaciones singapurenses de control fronterizo, nos las hemos ingeniado para pasar por el mostrador de expedición de visados menos concurrido, hemos encontrado el único escáner de equipajes libre de colas y hemos alcanzado resoplando el autobús más pronto que tarde. Pero no iba en broma, nuestro buen chófer indio, ya que cinco minutos después hemos salido sin esperar a, como poco, una veintena de personas que, efectivamente, se habrán tenido que buscar marina. Muchos de ellos, hay que decir, parecían viajeros locales a los que posiblemente les beneficiaran otras conexiones. No era, ni de largo, nuestro caso. Por cierto, exhaustivos controles migratorios, tecnología punta, control de maletas, normas y prohibiciones, calor y rascacielos de fondo, así se entra a Singapur (por tierra).

Viaje a Malasia: Unterwegs

Así de sopetón, casi sin avisar más que con un miserable post hace unos días, me pongo a escribir un nuevo diario de viajes, sentado en estos momentos en la misma sala de espera del aeropuerto. Como quien no quiere la cosa, y sabe exactamente lo que quiere, volvemos a huir del invierno de Múnich en busca del calor, la naturaleza y la hospitalidad del Sudeste asiático (y van dos). Eso es lo que buscamos, ojalá lo encontremos. Invierno, por cierto, que este año ni existe, ni ha existido, ni ya, por descontado a estas alturas, se le espera en Baviera. Qué raro. En todo caso, no nos vamos directos del gris (podéis adivinar: está lloviendo ahí afuera) al azul turquesa, sino que arrancamos este viernes con un pequeño aperitivo multicolor. Doce horas en Estambul que no darán para conocernos pero sí para saludarnos. Mañana a estas horas (10 de la mañana) en Europa y unas cuantas más en nuestro destino final esperamos aterrizar en Kuala Lumpur. Llamadme raro, pero mientras nos llaman a embarcar siento una vez más tembleque y emoción. Nunca diría que en este momento empieza un viaje más, lo que comienza en estos momentos es el Viaje. Nos leemos.

Viatge a Malàisia i Singapur: una possible ruta

Ara fa just un any paràvem per Tailàndia apurant els darrers dies de viatge pel sud-est d’Àsia. Amb perspectiva supose que no ens va desagradar l’experiència, doncs en una setmana repetirem periple semblant, això sí, enguany en versió comprimida. Tot i que ens quedà molta Tailàndia i, especialment, Laos i Cambodja per gaudir, aquesta vegada hem decidit per provar sort una mica més al sud. Divendres vinent encetem viatge de divuit dies que, com curt que és, hem planificat amb prou més cura que l’any passat. Sense abandonar la motxilla, i amb cert marge per a improvisar, tenim la ruta prou més definida. Així doncs, amb la idea de no perdre massa temps en tràmits, hem reservat trasllats i fins i tot alguns hotels (tots ells amb possibilitat de cancel·lació gratuïta fins 48 hores abans, per si de cas). Aquesta és la nostra possible ruta, de dos setmanes llargues per Malàisia i Singapur:

Kuala Lumpur (1 dia) – Malacca (1 dia) – Singapur (2 dies) – vol a Borneo – Kuching + parc nacional de Baku + reserva Semenggoh (2 dies) – vol – Kota Kinabalu (1 dia) – Mont Kinabalu (2 dies) – Kota Kinabalu (1 dia) – vol a la península malaia – Kota Bahru – vaixell – Pulau Perenthian (3 dies) – vaixell – Cameron Highlands ( 1 dia) – Kuala Lumpur + Batu Caves + Putrajaia (3 dies)

De tot allò que m’agradaria poder visitar i dubte que vegem destacaria: George Town, la selva de Kelatan i el parc nacional de Taman Negara, tots a la península de Malàisia; les illes de Sipadan, Brunei i la selva verge, a l’illa de Borneo. Però tot no pot ser en aquesta vida, i la nostra no és com per a queixar-se.

(En unes setmanes veurem què queda de la ruta dissenyada…)

https://mapsengine.google.com/map/edit?mid=zJljys6eiIuQ.k-KWcARY8dBc

peninsula_malaisia

https://mapsengine.google.com/map/edit?mid=zJljys6eiIuQ.khDp4qTFF3dw

borneo_malaisia

Viaje al sudeste asiático (anexo III). Tuol Sleng y el genocidio camboyano

El paso por la antigua prisión S-21, en Phnom Penh, fue una de las visitas ocultas en el cuaderno de viajes durante nuestro reciente periplo por el sudeste asiático. No tuve cuerpo para comentarla entonces, a sabiendas de que sería un tema difícil de olvidar. Un reciente paseo por el antiguo campo de concentración de Dachau, ya en casa, me hizo recordar la importancia del asunto.

No es la primera vez que posteo aquí sobre un campo de concentración. O peor, de exterminio. Obviamente no son lo mismo. Y aunque los inserte en el Quadern como una recomendación de viaje, está claro que no son lugares para el disfrute. A pesar de todo, y siempre que sea desde el respeto y una perspectiva didáctica, estoy convencido de que conocer de primera mano un lugar como la prisión S-21 equivale a una lección magistral, incomparable, sobre ética.

Tuol Sleng Genocide Museum. Ese es el nombre completo de la antigua prisión de máxima seguridad camboyana, que no hace tanto fue un colegio por el que correteaban niños descalzos entre sus pasillos al aire libre. En 1975, todo cambió inesperadamente, de la misma forma que los vecinos de Oświęcim se vieron sorprendidos por las alambradas de la muerte en 1940.

Aunque la cifra exacta de víctimas de los Jemeres Rojos no se ha confirmado, la población de Camboya descendió en varios millones de personas –se estima que en unos dos- durante su descabellado gobierno de menos de tres años. En este sentido, Tuol Sleng es únicamente el icono, el símbolo de aquél régimen tiránico, que no es poco. Unas 20.000 personas perdieron la vida en esta cárcel ubicada en pleno centro de la capital, víctimas de una crueldad incomprensible que hace saltar las lágrimas a cualquiera.

Creo que Mariola no me vio, pero yo lloré aquella mañana, de la misma forma que lo hice esta misma semana en silencio mientras visionaba el documental sobre la liberación del campo de concentración de Dachau en la Segunda Guerra Mundial. También suspiré ese otro día, en Auschwitz, y seguramente lo haga una próxima vez, al recordar lo acontecido no hace tanto en Ruanda, en Srebrenica, Kurdistán, etcétera.

¿Y, entonces, merece la pena visitar el escenario de un genocidio si sabemos que saldremos del sitio con un mal cuerpo terrible? En mi caso, me reitero: no tengo dudas. No es lo mismo releer las páginas de un libro, incluso ilustrado, que darse un paseo entre las celdas minúsculas y oscuras de un lugar tan miserable como Tuol Sleng.

Allí, mientras reflexiona, uno oye los pajarillos romper un silencio inusual, trata de disfrutar del sol magnífico de Phnom Penh, incluso descubre un lugar a simple vista agradable donde sería posible la relajación. Pero entonces abre los ojos y aparecen a la vista los alambres de espino y un escalofrío rompe toda posibilidad de sentirse confortable. Así es: hasta el lugar más apacible puede convertirse en una fábrica de terror. Está en nuestras manos.

No me recrearé en la visita a la prisión de los Jemeres rojos, los que han oído alguna vez su historia saben que trataron de destrozar cualquier rasgo de civilización moderna en su país. Por eso, las clases medias, los funcionarios, los habitantes de Phnom Penh en general, fueron blancos seguros para los seguidores de Pol Pot. En Tuol Sleng, fueron retratados muchos de ellos, aterrorizados ante sus verdugos, indefensos, sin distinción alguna por edad o sexo. La crueldad no las hace.

Tan terribles como las imágenes de las víctimas son las celdas improvisadas de aquella prisión, las salas de interrogatorio o los restos de la tortura inflingida en el patio.

Suficiente. Dije que no me recrearía y ya lo he hecho demasiado. Aunque no lo anoté entonces, fuimos a Tuol Sleng, en Phnom Penh, y volveríamos mañana sin dudarlo. Solos. Con nuestros hijos. Con nuestros padres. Allí miramos una vez más de frente a la maldad, conocimos de lejísimos la crueldad, recordamos que somos capaces también de lo peor y por esa misma razón no conviene despistarse. Aquel lugar, aquellas fotografías que nunca deberían de haber existido, nos lo recordaron. Por si acaso, la señora que custodia la entrada nos advirtió ya antes de entrar: “Aquí está prohibido sonreír”. Faltaría.

Antigua celda de 'interrogatorios'

Antigua celda de ‘interrogatorios’

Tuol Sleng

Tuol Sleng

Celdas

Celdas

Retratos de las víctimas, por sus verdugos

Retratos de las víctimas, por sus verdugos

Viaje al sudeste asiático (anexo II): una ruta posible

Nuestra ruta final por el sudeste asiático

Nuestra ruta final por el sudeste asiático

Hace justo dos meses escribía en el Quadern ilusionado sobre la ruta que habíamos imaginado para nuestro viaje por el sudeste asiático. A nuestro regreso, compruebo que nos hemos ceñido en gran medida a lo que habíamos previsto, aunque por suerte tuvimos la capacidad de reacción suficiente para improvisar sobre la marcha en algunos momentos. De una posible ruta a una ruta posible, así como algunos comentarios:

A toro pasado, me doy con un canto en los dientes por haber preparado mínimamente nuestro itinerario. Sinceramente, empezar de norte a sur fue una buena idea y los dos días que le dedicamos a Chiang Mai me parecen hoy tiempo más que suficiente para ver la segunda ciudad de Tailandia. Si tuviera que cambiar algo de los primeros días, tengo la sensación que haber parado, aunque fuera un día, en el parque histórico de Sukhothai no hubiera sido una mala idea.

En cuanto a la segunda parada, en Chiang Rai, y el descenso en una barcaza por el río Mekong hasta Luang Prabang, seguramente lo almacene en la memoria como una de las mejores experiencias. Los dos días por el río para recorrer unos cientos de kilómetros fueron tan interminables como inolvidables. Volvería a hacerlo, sin duda.

20130124-221656.jpg

El Mekong en Laos

Luang Prabang

Luang Prabang

Dos días y una sola noche le dedicamos a Luang Prabang, antigua capital de Laos y para mi una de las sorpresas del viaje. Un día más le debemos a esta pequeña ciudad, que abandonamos por la noche para visitar Vientián por unas horas. Con el tiempo justo como íbamos, no hubiésemos hecho mal en saltarnos esta parada y volar a Hanói directamente desde Luang Prabang.

A Hanói, capital de Vietnam, le dimos tres noches que, en un viaje como el nuestro, es una más de lo necesario. Nos quedamos con las ganas de ir al valle de Sapa, aunque la inmensa mayoría de viajeros que cruzamos en el camino nos garantizaron que enero no es buen momento para visitarlo. Le sobra frío y niebla y los arrozales todavía no exhiben el color verde que todos imaginamos al pensar en este lugar.

Hanói, qué locura

Hanói, qué locura

Si Sapa cayó de la ruta prevista, no lo hizo Halong Bay, uno de los dos iconos del viaje antes de nuestra partida. Con perspectiva, fuimos a Halong porque había que ir, y valió la pena, pero es verdad que el lugar está sobreexplotado, contaminado y un montón de cosas más que acaban en ado y no son bonitas.

A cambio de los días que nos perdimos en Sapa tuvimos la suerte de hacer un par de paradas imprevistas en el centro de Vietnam: Hué y Hoi an. Qué suerte, habernos desviado de la ruta para incluirlas.

20130201-212343.jpg

Hué (y Mariola)

Hoi an

Hoi an

La última parada en Vietnam fue la ciudad de Saigón y el delta del Mekong. La primera nos ofreció una versión diferente y contemporánea del país, el segundo me parece un lugar inexpugnable cuando no se dispone de tiempo suficiente. Me explico: al tener solamente de un día participamos de un day trip que, sinceramente, fue muy pero que muy flojo. Y me da que así son la mayoría, con paradas incesantes en comercios, un paseo por los canales del delta colapsado y muy poca cosa más.

Finiquitado Vietnam, la siguiente parada fue Camboya, en formato exprés. Un acierto haber parado unas horas en Phnom Penh, casi le hubiera dado algo más de tiempo, y una locura haber tenido la fortuna de visitar Siem Reap y las ruinas de Angkor. Dos días allí (nosotros tuvimos tres noches) son suficientes, pero pasar tres no es una mala idea.

20130209-070441.jpg

Angkor

A partir de ahí, nos fuimos a las playas perdiendo un día entero en tránsito entre Siem Reap y Phuket, donde llegamos con un vuelo desde Bangkok. Si hoy tuviera que repetir y me fuera posible, me pagaría uno de los vuelos (bastante caros) directos entre Camboya y las playas de Tailandia. Qué infierno de día y qué pérdida de tiempo pasarse una jornada entera sobre 36 disponibles de transporte en transporte.

Sobre las playas de Tailandia, las dejamos al final para darle un aire radicalmente diferente al viaje: aparcar el estrés de las mochilas y disfrutar del sol y la buena vida. Diez días y cuatro islas, fue nuestra elección, con tres noches en Phuket, dos en Ko Lanta, dos en Ko Samui y otras dos en Ko Tao. Es fácil hablar a posteriori y complicado saber que hubiera pasado de cambiar la ruta, pero intuyo que hubiese sido una buena idea ir a Ko Phangan, de donde huimos espantados por la locura de la Full Moon Party. Resulta que es la isla más tranquila siempre que no haya fiesta de la luna llena. Phuket, del que me esperaba muy poco, resultó ser lo mejor de la selección, mientras Ko Tao es una joya en peligro de extinción. Sabíamos a lo que íbamos, sol en pleno mes de febrero, pero diría que las playas de Tailandia quedaron ligeramente por debajo de mis expectativas.

Playa en Phuket

Playa en Phuket

Para acabar, Bangkok. Había oído tantas historias negativas de la capital, que puse el listón muy bajo. Seguramente por eso disfrutamos allí de tres días magníficos, atraídos por el bullicio comercial y la mezcla entre modernidad y tradición. Entre medio, una mañana fuera de ruta en Ayutthaya. Tiempo más que suficiente para ver sus ruinas una vez se ha tenido la oportunidad de conocer Angkor.

Mi imagen favorita de Bangkok, en China Town

Mi imagen favorita de Bangkok, en China Town

De esa guisa, con escala en Abu Dhabi –qué horror-, terminó nuestra ruta posible de 36 días por el sudeste de Asia.

Viatge al sud-est d’Àsia (annex I): esvàstiques

Abans de passar definitivament de pàgina amb açò del viatge al sud-est asiàtic hi ha algunes coses, poques, que voldria comentar al Quadern. Com allò de les esvàstiques. I tant que havia llegit que l’origen de la creu gamada està darrere de l’hinduisme o que encara hui és un símbol important per a determinades comunitats religioses a Àsia, especialment en l’univers budista on té diferents significats -tots bons-. I altres coses, com que a Canadà hi ha una comunitat des de fa més d’un segle que porta per nom Swastika, que a més etimològicament significa alguna cosa així com Gemütlichkeit o benestar. Però de la teoria a la pràctica sempre hi ha certa distància i, com que a Europa hi ha un tabú enorme des que els nazis van fer seu aquest símbol, no vaig poder evitar l’impacte de veure esvàstiques pràcticament per tot arreu. I les vaig començar a fotografiar. Diria que on més en vàrem trobar va ser a Laos, especialment a Luang Prabang on gairebé hi havia un temple budista a cada cantonada. Desconec les dades, però ens va quedar la sensació que la religió segueix sent important al país. Va ser un dels llocs on més monjos ens vàrem creuar pel camí i fins i tot recorde aquell nano que em vaig trobar a l’aeroport de Vientiane amb els seus pares. Vestia una samarreta cridanera amb una esvàstica enorme al pit, impensable a Alemanya on fer una cosa així estaria considerat un delicte. El vaig fotografiar, clar, i li vaig preguntar per allò. No parlaven massa anglés, suficient per a respondre’m que era una cosa especial per a ells i que si els interpel·lava perquè no m’agradava el que veia. “Què va! És molt maca”, els vaig dir. Quasi tantes esvàstiques com a Laos ens vàrem trobar a Vietnam, la majoria ornamentant pagodes budistes. Curiosament, molts d’aquestos símbols han evolucionat en les últimes dècades en esvàstiques levogires, que són creus gamades idèntiques però girades del revés. Ho fan per a no ferir cap sensibilitat, coneixedors de les “noves” implicacions d’una simbologia malgrat tot mil·lenària. No recorde quan, però sí que un dia vaig acabar fart de tantes esvàstiques. Vaig deixar de fotografiar-les.

Esvàstica a un temple budista de Luang Prabang

Esvàstica a un temple budista de Luang Prabang

Este xaval portava a sobre una esvàstica girada enorme. A Vientiane

Este xaval portava a sobre una esvàstica girada enorme. A Vientiane

Esvàstica a una pagoda budista a Hué, Vietnam

Esvàstica a una pagoda budista a Hué, Vietnam

Decoració al carrer amb esvàstiques, Vietnam

Decoració al carrer amb esvàstiques, Vietnam

Múnich. 36 días después, vacíos

Lo primero que vimos al aterrizar

Lo primero que vimos al aterrizar

Ayer, cinco semanas y pico después de salir emocionados hacia Bangkok, regresamos por fin a casa. Tras 30 horas de ruta final con una escala de doce horas en Abu Dhabi y un cambio en las agujas del reloj que nos descolocó por completo, aterrizamos en el Franz Josef Strauss a las seis de la mañana. Todavía era de noche, teníamos un sueño bárbaro y ni siquiera una miserable cazadora o prenda seria de abrigo que ponernos. De ahí que tardáramos nada más que unos segundos en quedarnos literalmente de piedra, dada la nevada y los ocho grados bajos cero, cuarenta menos de los que nos despidieron en Tailandia, que nos estaban esperando. Ya lo habéis visto, los últimos días de este tremendo viaje nos han dejado secos, vacíos. En clave de blog, podría decir, sin texto. No ha sido nada grave, lógico cansancio que, 24 horas después, está completamente curado. O eso creo yo. El viaje ha sido increíble, casi diría por encima de unas expectativas ya de por sí altísimas. Hoy toca empezar la digestión, quizás paseando entre la nieve; mañana será hora de volver a la rutina. Aquí cierro pues el cuaderno de Viaje al sudeste asiático –me quedan un par de detalles, nada gordo-.